El Comercio

Identifican 40 especies de insectos que favorecen la polinización en las pumaradas

  • Un estudio de la Universidad de Oviedo desarrollado en 25 fincas del área central de Asturias permite determinar la relevancia de las especies que intervienen en la producción

Un grupo de investigadores de la Universidad de Oviedo y del Serida están realizando un estudio sobre la biodiversidad en 25 fincas de manzano de sidra distribuidas a lo largo de 800 kilómetros cuadrados en la zona central de Asturias para determinar la relevancia de insectos y aves para mantener la producción de manzana de sidra. Los investigadores Daniel García, de la Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad de la Universidad de Oviedo, y Marcos Miñarro, del Área de Cultivos Hortofrutícolas y Forestales del Serida, han elegido estas 25 fincas por la diversidad de su entorno.

Así, incluyen desde espacios muy transformados por la agricultura y la urbanización hasta paisajes con una alta proporción de hábitats naturales como bosques autóctonos, matorrales y setos. Los científicos estudian la abundancia y variedad de especies: insectos que visitan las flores, insectos que combaten las plagas del manzano y aves que se alimentan de insectos, y analizan además sus funciones de polinización y control biológico de plagas.

Para Miñarro y García, los insectos polinizadores son imprescindibles para que el manzano cuaje sus frutos dado que los primeros resultados del estudio sugieren que, en las condiciones habituales de las fincas, hay una notable proporción de flores que no llegan a recibir polen suficiente por lo que la importancia de los insectos para mejorar las cosechas es muy alta. "Aunque la abeja doméstica, Apis mellifera, es el polinizador más habitual, hemos encontrado más de 40 especies silvestres que visitan las flores, en su mayoría, abejas y sírfidos", afirman.

Dicho polinizadores pueden llegar a ser mayoritarios en algunas pumaradas con lo que compensarían la falta de abejas de la miel y la investigación indica también que la abundancia y diversidad de polinizadores silvestres podría ser mayor en aquellas fincas rodeadas de un paisaje con mayor cobertura de hábitats naturales.

Hasta ahora el trabajo ha identificado además 23 especies de aves diferentes, de hábitos arborícolas y dieta eminentemente insectívora, que visitan las pumaradas durante el periodo de maduración de la manzana, la época en la que están más expuestos al ataque de su principal plaga, la carpocapsa u oruga del manzano.

El estudio, que recurre a señuelos artificiales de orugas para observar el trabajo de las aves, apunta hacia una mayor acción de los pájaros en aquellas fincas donde la abundancia de plagas es mayor y que son además las que albergan más aves y de más especies diferentes.

Los investigadores destacan además la importancia de otros factores como el fomento de las técnicas tradicionales de cultivo con escaso uso de pesticidas y herbicidas o la gestión del hábitat circundante a las fincas con lindes con setos bien desarrollados y diversos o la extensión de bosquetes naturales en el paisaje cercano.

El estudio, que se desarrollará durante los próximos dos años, se integra en un marco de varios proyectos, financiados por los programas Retos de la Sociedad, del Ministerio de Economía y Competitividad; RTA, del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA); y Biodiversa, de la Unión Europea.

La perspectiva internacional permitirá a su vez comparar el papel de los polinizadores del manzano en Europa, desde España hasta Suecia, o el de las aves en la lucha contra las plagas en cultivos leñosos como las pumaradas de sidra asturianas o los olivares andaluces.