El Comercio

Detienen a un vecino de Grado por la muerte de un médico jubilado para el que trabajó en su finca

El detenido sale custodiado de su casa, a pocos metros de la finca donde fue hallado el cuerpo de Francisco Crego.
El detenido sale custodiado de su casa, a pocos metros de la finca donde fue hallado el cuerpo de Francisco Crego. / PABLO LORENZANA
  • El cuerpo de Francisco Crego Marcos, de 83 años, apareció el domingo en la zona de La Barraca con una herida mortal en el cuello

No era una muerte natural. Era lo que a última hora del domingo tenía claro la Guardia Civil tras inspeccionar la finca de La Barraca, en Grado, donde apareció el cuerpo de Francisco Crego Marcos, uno de los médicos más queridos del concejo. Esa evidencia hizo que ayer la investigación avanzara rápidamente hasta detener a un vecino de la zona, conocido como 'El araña', por su presunta implicación en la muerte del doctor.

Como cada día, según relataban unos consternados vecinos, Crego salió el domingo dar un paseo por la villa. Era día de mercado, el día en que Grado se llena de actividad. El doctor tomó un refresco en sus bares habituales y acudió a atender a un matrimonio que reclamó sus servicios médicos. Porque la medicina era su vida y aunque ya jubilado, a sus 83 años seguía viendo a pacientes en su consultorio privado. Por la tarde, como era costumbre, subió hasta la finca, a un kilómetro de la villa por la carretera nacional que se dirige a Cornellana. Allí, en ese terreno de La Barraca, ocupaba Crego gran parte de su tiempo libre. Fue allí donde unas horas más tarde se trasladó su hija menor, al no ser capaz de localizarle. Encontró el cuerpo sin vida de su padre con una herida mortal en el cuello, que dejaba claro que la muerte había sido violenta.

Los agentes trabajaron intensamente durante toda la mañana revisando el escenario del crimen y sobre mediodía procedieron a la detención de un vecino de La Barraca. Arrestaron a Daniel J. J., un hombre de unos cuarenta años, de etnia gitana, con antecedentes y muy conocido en la villa, que vive en una casa antigua de tres plantas, en el número 8 de la citada zona. Su casa está a tan solo unos metros de la finca donde murió el doctor para quien el arrestado, que según los vecinos padecía problemas de drogadicción, hacía algunos trabajos de mantenimiento en el terreno.

'El araña' fue trasladado al cuartel de la Benemérita en Grado, aunque pronto regresó a la casa para, en presencia de su abogada, ser testigo del exhaustivo registro que los agentes realizaron durante más de cuatro horas en la vivienda. Durante ese recorrido por las diferentes habitaciones de la casa, los guardias no dejaron de salir con bolsas que contenían pruebas para su análisis. En una de ellas asomaba lo que parecían unas tijeras de podar. Además, los agentes rastrearon palmo a palmo la finca, desagües y contenedores aledaños. También el jardín de la casa del arrestado donde criaba varias cabras y dos perros. Un efectivo del cuerpo Técnico en Búsqueda y Localización de Artefactos Explosivos y de Naturaleza (Tebyl) buscó efectos con un detector de metales por toda la zona y hasta el lugar se desplazaron también agentes vinculados a investigaciones relacionadas con tráfico de sustancias estupefacientes.

Durante esas cuatro horas los agentes buscaron pruebas que respondan a las preguntas que quedan abiertas, como cuál es el móvil del crimen. La investigación permanece bajo secreto de sumario y nada ha trascendido de la versión de ese vecino que la Guardia Civil cree vinculado con la muerte de Crego. Previsiblemente entre hoy y mañana prestará declaración ante la Benemérita y pasará a disposición judicial.

Temas