El Comercio

Más de 23.000 asturianos necesitan una ayuda por su dependencia

Un ovetense descansa en un banco de un parque mientras se protege del sol estival.
Un ovetense descansa en un banco de un parque mientras se protege del sol estival. / MARIO ROJAS
  • Es la cifra más alta desde la entrada en vigor de la ley, aunque la Consejería de Servicios y Derechos Sociales tiene atascados 4.000 casos

Más del 2% de la población asturiana es dependiente. Es más, necesita una ayuda económica o un servicio especializado para poder realizar las actividades básicas de la vida diaria. Así lo confirma el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), el organismo que aglutina a todos los beneficiarios de la Ley de la Dependencia. Dice el Imserso que, a finales de julio, en Asturias eran 23.100 las personas con derecho a una ayuda o una prestación.

Nunca hasta el momento se había llegado a una cifra tan alta. Y, de momento, tampoco supone que el total de casos sean realmente beneficiarios de la ley. Porque, como viene siendo habitual desde la entrada en vigor de esta norma, en abril de 2007, los afectados suman demoras tanto para la valoración como para recibir, finalmente, la ayuda a la que tienen derecho. En estos momentos, la lista de espera en Asturias tiene atascados más de 4.000 casos.

Son, según el Imserso, 4.017 las personas con derecho reconocido que aún no han logrado que la Consejería de Servicios y Derechos Sociales les facilite ni la ayuda económica para que un familiar les cuide en casa o para pagarse un servicio privado ni el servicio que necesitan para poder incrementar su calidad de vida. En algunos casos, se trata de ayudas económicas o servicios que necesitan para poder levantarse de la cama, vestirse, comer, asearse o salir a la calle.

Pese a sus necesidades, se encuentran en unalista de espera que el Observatorio de la Dependencia, el organismo creado por la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales que evalúa el cumplimiento de la ley, denomina 'limbo'. «Son personas con derecho, pero sin servicio», critican los responsables del ente, muy duro tanto con el colapso en la atención como con los tiempos de cada Administración.

Pese a que la ley fija seis meses para concluir todo el proceso, lo habitual es que el usuario tarde ese tiempo en recibir la visita del valorador, el primer paso para acceder a los servicios que necesita. Un periodo que se clona antes de resolver todo el proceso. En Asturias, en este momento hay casos de personas con solicitud presentada en octubre de 2015 que aún siguen a la espera de recibir un servicio al que ya saben que tienen derecho. Y eso pese a que se trata de casos graves.

398 beneficiarios al mes

Porque el ritmo de incorporación al listado de beneficiarios es muy lento. El Principado sumó en el último mes 398 casos de los más de 4.000 pendientes. Y lo hizo, en la mayoría de los casos, con la ayuda que la ley considera 'excepcional': la paga al cuidador familiar.

Así, dice el Imserso que en julio de los planes de actuación individual (PIA) cursados por la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, el 60% tenían como protagonista a una persona con dependencia que pedía que le atendiera en su casa un cuidador familiar.

A ellos se suman los 105 casos de beneficiarios que optaron por recibir una ayuda económica para poder acceder a un servicio privado, ante la falta de plazas o de oferta en la red pública. Finalmente, otros diez casos apostaron por ingresar en una residencia. Los centros de día perdieron en julio catorce usuarios y 30, la atención domiciliaria profesional pública.