La unión hace Los Oscos

Los alcaldes Javier Martínez, José Antonio González y Marcos Niño brindan con el cronista oficial, José Antonio Álvarez Castrillón. / Damián Arienza
  • La Fundación Princesa valoró que los vecinos de San Martín, Santa Eulalia y Villanueva se presentasen juntos y apuesten por el turismo rural para nombrarlos Pueblo Ejemplar

V ivir en Los Oscos qué bonito es...!». Al ritmo de esta canción, los vecinos de la Comarca de Los Oscos -que incluye los concejos de Santa Eulalia, San Martín y Villanueva- celebraron ayer por todo lo alto la concesión del galardón que los convierte en Pueblo Ejemplar de Asturias. Entre sidra, gaitas y banderas con la Cruz de la Victoria se encontraban todos aquellos «luchadores», como los definieron los alcaldes de cada uno de los tres municipios, que han logrado que los ojos del jurado encargado de entregar la distinción se detuvieran, esta vez, en la zona occidental del Principado. Su «valor, esfuerzo e interés» les ha valido a estos novatos, ya que era la primera vez que se presentaban y bingo: suyo fue el reconocimiento del jurado reunido durante la mañana de ayer en el Hotel de la Reconquista de Oviedo. El resultado es un «sueño cumplido» y la visita de los Reyes el próximo octubre, aún más.

El primer grito de alegría llegaba a las 14 horas, cuando se oficializó que Los Oscos eran este año ejemplares. Fue entonces cuando la emoción y el alboroto se hicieron presentes en los tres concejos de la comarca, que suman poco mas de un millar de habitantes. Y, como no podía ser de otra forma, esta cita tan especial debía celebrarse por todos. Unidos se presentaron y unidos, también, lo festejaron. Así que, tras asimilar la victoria y hecha la digestión, qué mejor manera de hacerlo que reunirse todos en la plaza de Las Infantas de San Martín de Oscos para brindar en honor a esa tierra que les vio crecer y que tanto han cuidado. Y así fue: cuando el reloj marcaba las cinco, algunos locales y el alcalde de San Martín, Javier Martínez, ultimaban los preparativos de lo que sería la posterior fiesta dedicada a todos los vecinos. «¿Tú sabes la gente que hay? Venir pa'aca», explicaba uno de ellos a un amigo por teléfono móvil. No cabe duda de que todos querían formar parte de este día de ensueño.

Después del primer apretón de manos de los tres alcaldes (Marcos Niño, de Santa Eulalia; José Antonio González, de Villanueva; y el ya mencionado Javier Martínez), este último animaba a los presentes a participar en la celebración: «Venid, venid aquí», decía con ilusión. Y entre la multitud se escuchaba a Marcos Niño contar asombrado: «Está casi todo el pueblo. En Los Oscos la unión hace la fuerza». Y acto seguido con fuerza gritaban los presentes: «¡Oscos, Oscos, Oscos!». Un grito dedicado a todos aquellos que «continúan viviendo en la comarca y que suponen su verdadero motor», abundaban los tres alcaldes al unísono. «Este premio va por todos vosotros. ¡Luchadores!». Y no lo decía sin saber, porque la Fundación Princesa de Asturias puso en valor, en su fallo, la labor de «unos vecinos que han sido capaces, en las tres últimas décadas, de articular un plan colectivo en favor del turismo rural».

Contaba Balbina Vega, quien lleva viviendo 75 años en San Martín: «Hemos sobrevivido juntos». Y coincidía también en eso la guía del Ecomuseo del Pan de Villanueva, Elena Amor: «Hay una especie de unión. Luchamos todos juntos y debemos darnos a conocer al resto del mundo porque somos desconocidos desde siempre».

Sean desconocidos o no, está claro que la cosa cambiará a partir de ahora, porque, según la vecina Ana María Pasarín, «este premio es bueno porque hará a Los Oscos más visibles». Quien tampoco quiso perderse la fiesta fue el exganadero Germán Martínez, que a sus 86 años ve «por fin el reconocimiento». «Es una gratitud al esfuerzo que hizo la gente de toda esta zona por sacar esto adelante», contaba el gijonés Víctor Manuel Loché, que lleva viviendo en la zona desde hace 35 años y se siente uno más. Y así, en un ambiente festivo, fue pasando la tarde. Y, aunque más de uno se preguntaba si había terminado la celebración, esta no había hecho más que empezar, pues siguieron las visitas a los otros dos concejos tan bien avenidos. Y lo que les queda.