El Comercio

La Guardia Civil baraja que el accidente de avioneta de León fue un fallo mecánico

Restos de la avioneta en el lugar del accidente, en Villanueva del Condado.

Restos de la avioneta en el lugar del accidente, en Villanueva del Condado. / Leonoticias

  • El trabajo de campo ha concluido, aunque la investigación continúa abierta para esclarecer las causas del siniestro en el que murió un ovetense

Miembros de la Policía Judicial de la Guardia Civil y de Aviación Civil mantienen abierta la investigación para esclarecer las causas del fatal accidente de aviación registrado en la tarde del pasado martes en las inmediaciones de Villanueva del Condado que se saldó con la muerte de sus dos ocupantes. El piloto de la aeronave, era Víctor Sánchez, un ovetense de 30 años que era piloto comercial. Desde primera hora del miércoles y con la colaboración de varios testigos presenciales, los efectivos recabaron todas las pruebas e indicios para intentar esclarecer las causas por las que la avioneta perdió altura y acabó estrellándose contra una acequia.

Según fuentes de la subdelegación del Gobierno, el trabajo de campo ya se ha dado por concluido. Ahora la investigación seguirá su curso con el análisis de las posibles causas del siniestro. Por el momento, se desconocen las causas, aunque ya se baraja el fallo mecánico. Está previsto que en las próximas horas retiren los restos de la avioneta que aún son visibles a escasos metros de la vivienda de la pareja del joven piloto, natural de Oviedo y descendiente de Villanueva del Condado. Precisamente, sus padres se encontraban en la localidad, que ya ha cancelado los festejos que tenían previsto arrancar este jueves. Asimismo, la población mantiene a media asta las banderas y ya ha declarado el luto por el fallecimiento de Víctor Sánchez. La aeronave partió en la mañana del pasado martes del aeropuerto coruñense de Alvedro con destino a Pamplona con 'objetivo fotográfico', aunque eran pasadas las 16 horas cuando perdía altura y caía a plomo en las inmediaciones de las piscinas de Villanueva. El joven avisó a su familia y su novia, que estaban en el pueblo, para decirles de que iba a sobrevolarlo. Instantes después, la avioneta cayó.