El Comercio

El proyecto de esta parcela se paralizó en 2013 y quedaron tres torres de viviendas vacías.
El proyecto de esta parcela se paralizó en 2013 y quedaron tres torres de viviendas vacías. / M. R.

Un consorcio empresarial ofrece 100 millones para concluir El Vasco

Los planes para la parcela municipal de El Vasco, donde antaño se ubicaba la estación de tren con el mismo nombre, han ido dando tumbos en los últimos quince años. Han ido de aquí para allá, entre turbias polémicas, hasta dejar tres torres vacías, sin presente ni futuro cercano. Hasta ayer. Un consorcio integrado por siete empresas asturianas o con estrecha vinculación con el Principado ha presentado un proyecto para concluir el último plan para el solar paralizado desde hace tres años. Quiere terminar las edificaciones proyectadas por Vasco XXI y luego hacerse cargo de su gestión. La propuesta, que afecta a 106.000 metros cuadrados y que maneja cifras que suenan a tiempos pasados, tiene ya nombre: 'Gran Bulevar'.

El consorcio empresarial se presenta como «una solución al solar de El Vasco de la mano de empresas expertas» para concluir las 112 viviendas diseñadas para las tres torres ya erigidas, levantar las otras tres proyectadas inicialmente y hacerse cargo de la gestión de diferentes espacios de la parcela reservados para carácter lúdico, deportivo, turístico y comercial.

El proyecto es ambicioso y habla de cifras millonarias que dejaron de verse en la ciudad con la llegada de la crisis económica. La propia empresa Vasco XXI, que elaboró ese proyecto que ahora quiere retomarse para la parcela, paralizó los trabajos en el segundo semestre de 2013, después de solicitar el concurso de acreedores que finalmente desembocó en la liquidación de la sociedad. La nueva propuesta prevé ahora una inversión superior a los 100 millones de euros, que según los cálculos crearían más de mil puestos de trabajo, sin contar los empleos que se generen durante las tareas de construcción. Porque la idea es que ese 'Gran Bulevar' tenga usos turísticos y equipamientos diversos. «El proyecto permitiría ceder a la ciudad cerca de 11.000 metros cuadrados para uso público», destaca el consorcio.

Tal y como ha sido presentado al Consistorio, la ejecución del plan se divide en dos partes. La primera, liderada por las empresas Mayers, Gestinor y la constructora Procoin, pasa por terminar las tres torres y construir las otras tres que se quedaron por el camino, para las que se contemplan diversos usos. En esa primera parte estarán también implicadas otras sociedades,Exiom Real Estate, Domus Capital y Sotiello XXI. La segunda parte de ese proyecto se centra en las tres plantas de bajo rasante de los edificios que, de llegar a buen puerto, se destinarán a usos deportivos, lúdicos, de servicios, sanitarios y comerciales y que serían gestionados por el Grupo Santagadea Gestión y Procoin, ambas socias y gestoras de Molinón Centro, en Gijón.

Plan a dos años vista

Este plan de trabajo incluye además de cifras, varias fechas. El consorcio empresarial quiere comenzar a principios del próximo año las obras para rematar lo construido, el cierre perimetral de las zonas de servicios y la urbanización de zonas exteriores con esos 11.000 metros cuadrados para uso público. En un año esa parte estaría concluida. A la vez comenzaría la construcción de esas otras tres torres, destinadas para usos turísticos y otros equipamientos, que prevén finalizar en dos años.

Esos usos comerciales, destacan desde el consorcio, no serían nunca para un gran centro comercial, sino para «pequeños y medianos locales independientes, además de las citadas zonas de deporte y ocio infantil y familiar». Debajo de todas esas plantas habilitarán 1.200 plazas de aparcamiento. El consorcio considera completamente viable su propuesta. Máxime, dicen, cuando «no implica ningún tipo de modificación urbanística del plan paralizado». Los técnicos municipales deben ahora analizar el proyecto y emitir los pertinentes informes antes de que el gobierno local acepte o descarte esta propuesta.