El Comercio

«El Fundoma no está acondicionado para acoger los menores»

Edificio del Centro Materno Infantil de Oviedo.

Edificio del Centro Materno Infantil de Oviedo. / A. Piña

  • La plantilla del Materno Infantil urge iniciar las obras en el tejado del centro y el Principado asegura que el proyecto está en fase de redacción

«Llovía dentro casi como lo hacía afuera». Coloma García Rubio, de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios y miembro del comité de empresa del Centro Materno Infantil de Oviedo, resume así los problemas derivados de las goteras y humedades que hace meses precipitaron el traslado provisional de la Unidad de Primera Acogida y Observación (UPA) a las instalaciones de la Fundación Orfanato Minero, el Fundoma.

El centro de menores ubicado en el Parque de Invierno lleva desde 2007 arrastrando problemas de humedades. Éstas se agravaron durante el pasado año. «El tejado del edificio es de chapa. Las juntas se fueron abriendo y el agua caía dentro del edificio. La zona más afectada por las goteras es la que ocupaba la unidad de acogida de bebés de cero a tres años. Teníamos que colocar calderos y hasta piscinas hinchables de los críos para recogerel agua», apunta la trabajadora del centro.

La situación se volvió insostenible y la Consejería de Servicios y Derechos Sociales procedió al traslado: La Unidad de Primera Acogida y Observación al Fundoma y la unidad de bebés al lugar que dejó libre la UPA, en el propio Centro Materno Infantil de Oviedo. «El problema es que estas instalaciones no están acondicionadas para los bebés, lo mismo ocurre con las del Fundoma», apuntó.

Es una opinión que comparte María Antonia Rubio, de la Corriente Sindical de Izquierda. «Sabemos que el traslado es temporal, pero las condiciones donde nos han reubicado no son las mejores». Rubio va más allá y asegura que la Consejería de Servicios y Derechos Sociales precipitó el traslado de la Unidad de Primera Acogida ante «las presiones de que íbamos a acudir a la prensa». Las quejas de los trabajadores apuntan a que tanto las instalaciones del Orfanato Minero como las destinadas a los bebés en el Materno Infantil son espacios reducidos que no están adaptados para cubrir las necesidades de los menores si el traslado se mantiene durante un período largo de tiempo.

El 15 de julio los trabajadores del Centro Materno Infantil mantuvieron una reunión con la consejera, Pilar Varela, en la que ésta les aseguró que las obras para solucionar los problemas de las goteras se iban a realizar. Desde la consejería confirmaron que están elaborando el proyecto. El problema con el que se ha topado la Administración es de dónde sacar los más de 600.000 euros que supondrían cambiar todo el tejado del centro. Cambiar un tejado en invierno es poco viable, debido a las inclemencias meteorológicas, así que los plazos pueden alargarse más de un año, apuntaron miembros del comité de empresa.