El Comercio

Oviedo apoyará el proyecto de El Vasco si encaja «con el modelo de ciudad»

El proyecto para la parcela de El Vasco se quedó a medias en el último semestre de 2013.
El proyecto para la parcela de El Vasco se quedó a medias en el último semestre de 2013. / MARIO ROJAS
  • El gobierno local recibe el proyecto con buenas expectativas pero sin olvidar «el agujero que dejó la gestión del PP en un suelo que era público y perdimos»

La parcela que un día fue municipal, la de El Vasco, no es una cualquiera. En ese solar que dejó el polémico cierre y derribo de la estación de tren de mismo nombre se han proyectado en los últimos quince años hasta ocho propuestas distintas. Todas con cifras millonarias y diseños ostentosos de por medio que, al final, dejaron un proyecto a medias y un suelo público esfumado en manos privadas. El Vasco era una de las partes de la conocida como operación 'de los palacios', sinónimo para algunos de la mayor trama de especulación urbanística acontecida en la ciudad. Hace ya muchos años que esa parcela se convirtió para el Ayuntamiento en un problema más que una oportunidad, un quebradero no disuelto hasta el momento. Por eso ahora que llega otra oportunidad con un proyecto sobre la mesa de un consorcio empresarial para concluir y gestionar las edificaciones dejadas a medias por Vasco XXI, el gobierno local quiere ser cauto. Sabe que no es un proyecto cualquiera.

Las palabras empleadas por los miembros del gobierno tripartito son las de «prudencia» y «transparencia». El gobierno local celebra la propuesta millonaria para crear un 'Gran bulevar' en la parcela, pero dice que tiene que analizarla y sobre todo «esperar a que los técnicos municipales estudien el proyecto» que acaba de llegar al Consistorio. «Hay que hacer historia con esta parcela que era municipal y que fruto del pelotazo urbanístico y de la nefasta gestión de Gabino de Lorenzo y Agustín Iglesias Caunedo se perdió. Por eso cualquier propuesta tiene que cumplir escrupulosamente con el derecho urbanístico y evitar cualquier atisbo de especulación», expresó la portavoz de Somos, Ana Taboada. El concejal socialista, Ricardo Fernández, coincidió en reclamar ese cumplimiento de la normativa sin ningún tipo de fisura.

La advertencia va por delante pero una vez claras esas líneas rojas, ambos coinciden en celebrar que la iniciativa privada «presente proyectos para la ciudad. Eso siempre es positivo», aplaudió Fernández. «Respetamos que desde el ámbito privado se dé vida a ese agujero», refrendó Taboada. Lo mismo que Izquierda Unida. La edil Cristina Pontón tiene claro que «hay que encontrar una solución a este gran agujero negro que dejó el PP en el centro de la ciudad».

La premisa de la que parte Izquierda Unida es la de «iniciar de inmediato un proceso negociador con la presencia de los agentes sociales de Oviedo» y valorar la capacidad real de generar empleo que tenga el proyecto. Los impulsores, siete empresas asturianas o muy vinculadas al Principado, aseguran que de llegar a buen puerto su proyecto generaría mil puestos de trabajo, a sumar a los empleos que se creen durante el periodo de edificación.

Bulevar

Entre los puntos que el gobierno tendrá en cuenta para otorgar las licencias para concluir las tres torres del solar y erigir otras tres pendientes, será la integración del proyecto empresarial en el nuevo modelo de ciudad que está en marcha. El plan llega justo en pleno proceso para crear el Bulevar de acceso a la ciudad por la A-66, a las puertas de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y con todo el futuro del área de la fábrica de armas de La Vega aún por decidir. El Vasco está muy próximo a todo ese eje que el gobierno tripartito quiere impulsar y por eso, dice, hay que tener encuentra «el encaje del proyecto en ese modelo de ciudad amable. Intentaremos que se trabaje en ese sentido sin grandes centros comerciales y que se impulsen zonas verdes», insiste Taboada. Ese diseño del pasado, el de las superficies comerciales mastodónticas, «está agotado. El proceso debe ser completamente transparente porque los que no lo son favorecen el interés privado», subraya Pontón.

La oposición recibe también con buenas palabras el nuevo proyecto, aunque desde Ciudadanos coinciden en que «el proyecto debe ser coherente con el nuevo PGOU». De ser así, «nos parece perfecto. Que la iniciativa privada invierta en Oviedo y genere un foco de riqueza y empleo es una buena noticia. Ahora debemos examinar la propuesta», razonó el portavoz de la formación naranja, Luis Pacho, quien ponderó también que el plan no esté monopolizado por la vivienda. «Todo lo que sea invertir en la ciudad es una buena noticia. Además es más que interesante cuando se crean puestos de empleo. Nos parece todo positivo», animó el edil del Partido Popular Gerardo Antuña.

Las reacciones municipales llegan un día después de hacerse pública esa propuesta del consorcio empresarial para concluir y gestionar la parcela de El Vasco. Lo que ofrecen las siete empresas son cien millones de inversión para terminar las viviendas de las tres torres ya construidas y que quedaron sin rematar en 2013, tras la liquidación de la sociedad Vasco XXI. En un año, esa parte, así como los cierres perimetrales y la urbanización de zonas exteriores, entre ellas 11.000 metros cuadrados para usos públicos, estaría terminada. Doce meses más tarde se finalizaría la construcción de las otras tres torres aún no iniciadas, destinadas a usos turísticos. Se habla de un hotel y apartahotel para las mismas. La propuesta también incluye usos lúdicos, deportivos y comerciales, siempre para el pequeño y mediano comercio, en las tres plantas de bajo rasante que gestionaría el Grupo Santagadea Gestión y Procoin. A todo, se suman 1.200 plazas de aparcamiento en la parte más profunda de ese agujero que quedó en el centro la ciudad.