El Comercio

El hostelero Alejandro Imbérgamo, apuñalado en Marqués de San Esteban

Álejandro Imbérgamo, en el Bulevar, uno de sus locales.
Álejandro Imbérgamo, en el Bulevar, uno de sus locales. / C. DEL SOTO
  • La Policía detuvo por tentativa de homicidio a un exportero con una orden de alejamiento del empresario del Grupo Gavia

Alejandro Imbérgamo, socio del Grupo Gavia y uno de los empresarios hosteleros más conocidos de la noche gijonesa, fue apuñalado pasadas las cinco de la mañana del domingo a la puerta del pub Bambara. La Policía detuvo a un exportero de Cabaré, otro de los establecimientos de este grupo empresarial, por un delito de homicidio en grado de tentativa. Y todo ello en medio de un gran revuelo en una calle de Marqués de San Esteban atestada de gente.

Imbérgamo tuvo mucha suerte. Está fuera de peligro. Recibió una única puñalada con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones. La herida fue en la zona del pecho, cerca de la carótida y del corazón, pero no afectó a ningún órgano vital. Tan solo hubo una pequeña perforación en el pulmón. De hecho, el empresario hostelero, de 51 años, evoluciona favorablemente y ya se encuentra en planta en el Hospital Central de Asturias (HUCA) de Oviedo. Entre hoy y mañana podría recibir el alta médica si no se producen complicaciones.

Según testigos presenciales, el agresor, conocido en ambientes nocturnos como Javier 'el Ñaplas', había sido visto merodeando por el local de copas instantes antes del apuñalamiento. Estaba como al acecho. Su nerviosismo le delató. Algunos testimonios aseguran que «se le veía pasado de revoluciones» e, incluso, que «llegó a increpar a la gente que entraba y salía del Bambara». Los empleados habían llamado ya a la Policía para atajar estas molestias. Ello precipitó la detención, que llevó a cabo finalmente un agente de paisano muy poco después de producirse el apuñalamiento.

Los socios del Grupo Gavia estaban sobre aviso de que lo que ocurrió este fin de semana podía pasar en cualquier momento. El exportero fue empleado de First Control, empresa que suministra profesionales para llevar el control de acceso en bares, discotecas y eventos multitudinarios. Su despido después de estar trabajando hace tres años en Cabaré le llevó a urdir una venganza que intentó consumar este fin de semana.

Según explican fuentes del Grupo Gavia, 'el Ñaplas' es un asiduo de los gimnasios y aficionado al culto al cuerpo. «Es una persona desequilibrada. Tiene las facultades mentales perturbadas», señalan. Lo más inquietante del agresor es que éste utilizaba las redes sociales para proferir todo tipo de insultos y amenazas de muerte contra las personas a las que culpaba de su infortunio laboral. Y entre ellas, en un lugar muy destacado, figuraban para él los socios y encargados del grupo empresarial que lidera el ambiente de la noche gijonesa.

Hace un año borró su perfil de Facebook, después de que los socios de Gavia pusieran en conocimiento de la Policía las graves amenazas, en las que el agresor ya manifestaba su intención de atentar contra la vida de los empresarios. De hecho, el exportero llegó a tener una orden de alejamiento de Alejandro Imbérgamo.

La víctima de la cuchillada no volvió a saber nada de 'el Ñaplas' hasta ayer, cuando se abalanzó contra él por sorpresa cuando franqueaba la puerta del Bambara en compañía de unos amigos camino del Cabaré. Poco tiempo antes había pasado por la misma puerta Ángel Lorenzo, otro de los socios de Gavia, que también podría haber sido perfectamente objeto del ataque si hubiera coincidido en hora y lugar con el exportero.

«¿Qué pasó?, ¿lo maté?»

Después de apuñalar a Alejandro Imbérgamo y de ser detenido, testigos presenciales aseguran que Javier 'el Ñaplas' preguntó con aparente sangre fría: «¿Qué pasó? ¿Lo maté o no lo maté».La llegada de la UVI móvil a Marqués de San Esteban generó una enorme expectación. Decenas de jóvenes que volvían de fiesta se arremolinaron en torno al Bambara para tratar de enterarse de lo ocurrido. En los últimos fines de semana las peleas y los altercados han regresado con fuerza a esa zona de la movida gijonesa.

Conocido como Jandro, el del Bule, sus socios del Grupo Gavia le califican como «la cara amable de la noche gijonesa». «Es una persona bondadosa donde las haya, sin enemigos, que nunca ha tenido problemas con nadie en 27 años de nocturnidad», destaca su compañero Fernando Castaño. Empezó en el Ópera Prima en 1988 (traspasado en 2004) y al año siguiente inauguró el Bulevar en el Muelle, buque insignia del ocio nocturno que oferta Gavia. En este momento sus vínculos empresariales con Gavia son el Bulevar y el Cabaré, proyecto de ocio nocturno en el que se embarcó en 2010. Castaño también define a Imbérgamo como «un hombre tranquilo, aficionado al cine, al que se puede ver a diario paseando a su perro por el barrio de La Arena y amigo de sus amigos». Unas amistades entre las que se encuentran varios futbolistas de élite como el 'Guaje' David Villa o el jugador de la Real Sociedad Sergio Canales.

Un tipo tranquilo

Javier Martínez, directivo de la patronal hostelera Otea y vicepresidente del Sporting, también remarcó ayer «la tranquilidad» de su socio. «Quizás demasiada de alguien a quien le gusta vivir la noche sin meterse con nadie», apostilló. Los compañeros de grupo empresarial hostelero gijonés expresaron también la «consternación» de todo el personal que trabaja a sus órdenes, más de 150 personas, por el lamentable suceso. El agresor, que durmió en los calabozos, está previsto que pase a disposición judicial mañana.