El Comercio

El rector admite su «sorpresa» tras saber que heredó 50 pleitos laborales

  • «Mieres se dimensionó mal y ahora necesita una discriminación positiva para la que nos hace falta el Principado», anima Santiago García Granda

Hoy, 137 días después de vencer en las elecciones rectorales, Santiago García Granda pronunciará su primer discurso inaugural del curso académico. En una conversación mantenida el viernes, el rector se mostraba expectante por la intervención que el presidente del Principado, Javier Fernández, hará en la ceremonia de inicio de curso: «Veremos qué dice, él y su equipo tienen una visión muy coincidente. Comprendo que la Consejería de Empleo e Industria tiene compromisos muy fuertes con el entorno empresarial y ahí se vayan muchos dineros de investigación y desarrollo, pero aspiraríamos a que la Universidad estuviera mejor tratada en eso». La solución para ello pasaría por «hacer casi obligatorio que los programas de investigación incluyeran equipos de la Universidad».

En el balance provisional hay logros y algún susto. «Hemos avanzando en la eliminación de cierta precarización del profesorado y hecho frente a muchas demandas laborales que venían del equipo anterior», explica. «Fue una sorpresa encontrar recurridos en vía judicial un número importante de casos», reconoce. Son medio centenar de casos, localizados en la Unidad Técnica de Calidad, el Centro de Innovación y la Casa de las Lenguas, y afectan a docentes y personal de servicio. Algunos recurrentes llevaban 15 años encadenando contratos. «Vamos a defender los intereses de la Universidad, pero no iremos a la vía judicial cuando no haya perspectiva favorable», avanza.

El nuevo equipo no ha quedado exento de sobresaltos laborales. «Quisimos hacer unas 80 contrataciones al inicio de curso de forma abierta y por concurso; fue con cierta premura y hay contratos que no estarán resueltos hasta principios de octubre», informa García Granda. La incidencia afecta a la mitad de la convocatoria. «Es algo que no me gusta que ocurra, pero las circunstancias nos han obligado», lamenta. El equipo rectoral ya ha activado alternativas para que las clases se impartan desde hoy.

La RPT, de inmediato

Reconducir la situación pasa por negociar la nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT). «A principios de curso empezamos con la primera reunión; estamos haciendo las modificaciones que nos obliga la sentencia, pero trabajamos en la nueva relación», declara García Granda.

El rector dice tener «un campus con siete ubicaciones», situación a la que se llegó con algunos errores de diseño. «Creo que el campus de Mieres estaba mal dimensionado, si se hubiera hecho hoy tendría una infraestructura totalmente diferente, colegios para alojar a estudiantes, algo de vivero de empresas, un parque tecnológico asociado y un campus más reducido», asume.

Puesto a gestionar lo existente, García Granda considera que el espacio requiere de «una cierta discriminación positiva, pero para eso necesitamos al Principado de Asturias». Entre los pasos ya avanzados, recuerda que el resto de colegios mayores han agotado sus plazas «y a los que no la lograron queremos darles facilidades de transporte para que vayan a Mieres». Las conversaciones con el Consorcio de Transportes avanzan y también con el Ayuntamiento, con el que se firmará un convenio. «Queremos llevar becarios del Ramón y Cajal, grupos de investigación y hacer acuerdos con asociaciones deportivas para que realicen eventos allí», abunda.