El Comercio

Ejemplar que apareció muerto el pasado viernes en Moal.
Ejemplar que apareció muerto el pasado viernes en Moal. / FOP

La consejera dice que no hubo cacerías en los días previos a la muerte del oso de Moal

  • María Jesús Álvarezaseguró que «en esta zona hay respeto y hasta simpatía hacia las poblaciones de osos»

La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, negó ayer que se hubieran organizado cacerías o controles de población de jabalí en los días previos a la aparición de un oso muerto por un disparo cerca de la localidad de Moal (Cangas del Narcea). Álvarez, que compareció en una comisión de la Junta General, considera este suceso «condenable» y apuntó que confía en que los datos recogidos permitan poner a disposición de la Justicia «a los desaprensivos autores del delito». La consejera, que aseguró que «la Administración regional no va a ser mera observadora» en este asunto aunque sin aclarar si se personará en una futura causa judicial, no cree que la muerte del oso -de más de 100 kilos de peso- tenga que ver con el supuesto incremento de los daños causados por los plantígrados en la ganadería de la zona.

Lo que sí quiso apuntar María Jesús Álvarez es que hay que respetar la investigación que están llevando a cabo el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y la Fiscalía, al tiempo que aseguró que «en esta zona hay respeto y hasta simpatía hacia las poblaciones de osos».

El cadáver del animal fue encontrado el viernes por un grupo de turistas andaluces que realizaban una excursión cerca de la Reserva de Muniellos. Los turistas avisaron a los vecinos de Moal y éstos llamaron a la Guardia Civil.

Por otro lado, el Principado y el Ayuntamiento de Oviedo unirán fuerzas para controlar la población de jabalíes, cuya presencia en el casco urbano se ha convertido en un problema de seguridad. El director general de Recursos Naturales, Manuel Calvo, explicó ayer que el Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio (Indurot) está elaborando un plan específico. En cuanto a la autorización de batidas de rebeco hembra en época de veda, la consejera asumió el «error».