El Comercio

La lucha de Marta García por su hijo disléxico suma apoyos ciudadanos

Marta García, arropada por varios padres asturianos.
Marta García, arropada por varios padres asturianos. / P. LORENZANA
  • «No hay novedades, aunque ahora están revueltos porque ven que tienen un problema. Me voy a reunir con servicios jurídicos el jueves», explicó

Más de una semana después de que Marta García comenzara su sentada diaria frente a la Consejería de Educación con el objetivo de conseguir una escolarización adecuada para su hijo de 17 años, con altas capacidades y disléxico, el caso parece avanzar lentamente. «No hay novedades, aunque ahora están revueltos porque ven que tienen un problema. Me voy a reunir con servicios jurídicos el jueves», explicó. Durante la protesta de ayer, que se dilató de 10 a 14 horas, esta madre gijonesa recibió el apoyo de diversos colectivos, como la Asociación de Padres de Alumnos de Altas Capacidades (Apadac), Dislexia Asturias o la Asociación de Niños Hiperactivos del Principado de Asturias (Anhipa). Su presencia se convocó alegando que «la lucha de Marta podría ser la de cualquiera de nosotros», conscientes de que con mayor presencia ciudadana «mayor será la difusión».