El Comercio

«Es una barbaridad no haber facilitado un periodo de adaptación», dice la Generalitat

Rosa Molero, psicóloga y directora general de la Infancia y la Adolescencia en la Generalitat Valenciana, considera que lo sucedido con el pequeño Juan F. «es un caso insólito. El expediente es de Asturias, en Valencia sólo hemos colaborado con la resolución judicial».

Molero expuso que, «más allá de compartir o no la decisión, lo que es una enorme barbaridad es no haber facilitado un periodo de adaptación. En la memoria traumática del niño esto va a recordarlo como un abandono, es algo que le va a marcar de adulto».

La Audiencia Provincial descartó ordenar una entrega progresiva «por ser contraria a que sea beneficioso para el menor». El dictamen del psicólogo y la trabajadora social de Gijón así lo conminaban. El juzgado encargado de la entrega sí decretó un periodo de acoplamiento, al que no se presentó la pareja valenciana. Según mantienen, por no haberles sido notificada la citación. Su inasistencia acabó motivando una orden de busca y localización contra ellos.

El Colegio Oficial de Trabajo Social de Asturias por su parte recordó que la legislación obliga a primar el interés del menor, que el Principado es el competente para iniciar la preadopción pero siempre bajo visto bueno judicial. También defienden a los profesionales que han intervenido en el proceso.