El Comercio

Llanera, epicentro de la tormenta

Mujeres pertrechadas con impermeables y paraguas, en pleno aguacero en Gijón.
Mujeres pertrechadas con impermeables y paraguas, en pleno aguacero en Gijón. / DANIEL MORA
  • El lunes volverán las lluvias débiles tras un fin de semana que se prevé con tiempo tranquilo

  • También se superaron los 80 litros por metro cuadrado en zonas como Sama, Avilés, Salas y el aeropuerto de Asturias

Las fuertes lluvias caídas anteayer quedarán durante bastante tiempo en la memoria de muchos ciudadanos. Los diferentes observatorios de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Meteoclimática y la Confederación Hidrográfica del Norte ubicados en distintos puntos de la región indican que durante esas 24 horas se llegaron a recoger 91,8 litros por metro cuadrado en Posada de Llanera. Pero es que otras localidades sobrepasaron los 80 litros, como son los casos de Sama (87,3), Avilés (86,9), Salas (86,4) y el aeropuerto de Asturias (81). Otras cantidades destacables de agua de lluvia recogida fueron los 79 litros por metro cuadrado en Santa María del Mar (Castrillón); los 67,7 de La Espina (Salas), los 60,3 de Grullos (Candamo), los 56 de Villayón y los 55,6 de Sobrefoz (Ponga).

Estas cantidades recogidas, aunque son muy importantes, están lejos de los máximos históricos que refleja la Aemet. La mayor cantidad de agua de lluvia para un solo día la registró Gijón, el 22 de septiembre de 1987, cuando cayeron sobre la ciudad 149,6 litros por metro cuadrado. La segunda posición en esta peculiar clasificación la ocupa el aeropuerto de Asturias, con los 129,1 litros que se recogieron el 22 de septiembre de 2001, mientras que el máximo histórico en el observatorio de Oviedo tuvo lugar el 6 de mayo de 1975, con 109,5.

Es de resaltar que los récords en Gijón y el aeropuerto tuvieron lugar en un mes de septiembre, en episodios similares a los ocurridos anteayer en toda la región. No obstante, la mayor cantidad de lluvia recogida en la capital del Principado durante un solo día en un mes de septiembre tuvo lugar en 1986, con 'solo' 75,3.

Por otro lado, según los puntos de control que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico tiene distribuidos en los diferentes ríos asturianos, las importantes precipitaciones de anteayer no supusieron en ningún momento un peligro de desbordamiento de los cauces. A primeras horas de ayer sí se constataron pequeños aumentos del nivel del agua, pero siempre muy alejados del nivel de alerta.

Leve mejoría

La mejoría experimentada durante la jornada de ayer hizo que la Aemet haya desactivado cualquier tipo de alerta en la región. Los fuertes vientos amainaron y las olas, que llegaron a alcanzar los ocho metros de altura en el litoral asturiano, se han reducido notablemente. De hecho, para hoy se esperan cielos cubiertos con lluvias débiles y dispersas, especialmente en el interior. Las temperaturas mínimas experimentarán un ligero descenso. El viento, del norte, será flojo.

El tiempo se prevé que mejore más aún mañana, con el predominio de los cielos poco nubosos y alguna lluvia ocasional en el noreste al principio. En el Occidente podría haber alguna niebla matinal. Las temperaturas mínimas seguirán en ligero descenso, al tiempo que el viento continuará soplando flojo.

Tanto el lunes como el martes volverán los cielos nubosos a cubiertos, con probables lluvias ocasionales, aunque se espera que sean débiles. El viento continuará siendo flojo y las temperaturas mínimas se recuperarán. En cuanto a la mar, se prevé que haya marejadilla, con áreas de marejada al este de Peñas, con olas de uno a dos metros.