El Comercio

Un maquinista abandona en León un tren a Gijón al terminar su turno

Los viajeros, encerrados en el tren en León.
Los viajeros, encerrados en el tren en León. / F. OTERO PERANDONES
  • Había salido de Barcelona a las 12.10 y no prosiguió su viaje hasta dos horas después, cuando llegó de Oviedo otro conductor

Decenas de pasajeros con destino Asturias tuvieron que permanecer anteayer encerrados casi dos horas en un tren parado en la estación de León hasta que se pudo realizar el cambio de maquinista. El convoy, que había salido de la estación de Barcelona-Sants a las 12.10 horas, llegó a León a las 20.14, cuando el maquinista abandonó el tren al terminar su turno. Tenía que ser relevado por otro compañero procedente de Asturias, pero ese cambio no se realizó hasta casi dos horas después. Los viajeros, entretanto, no pudieron bajar de los vagones, según 'Diario de León', que explica que hubo una descoordinación en el centro de gestión de viajeros de Oviedo, lo que obligó a enviar otro conductor urgentemente desde la capital del Principado para que el tren pudiera seguir viaje a Gijón.

Fuentes sindicales indicaron, por su lado, que hechos como éste están «en consonancia con los tiempos de conducción». La normativa establece que ese tiempo máximo de conducción continuada es de cinco horas y media, pero si los trenes son nocturnos o circulan a velocidades superiores a los 160 kilómetros por hora baja a las cinco horas. Las mismas fuentes apuntaron que «desde el accidente de Porriño, nadie se quiere pillar los dedos y se cumplen los tiempos máximos de forma estricta».

Lo que los sindicatos ven extraño es que se haya podido producir una descoordinación en el centro de gestión de viajeros, pues «antes los maquinistas que salían de Gijón hacían el viaje completo hasta Madrid, pero ahora llegan a León y ahí hacen el cambio de tren y regresan a Gijón». Por eso, dudan de que esa supuesta falta de coordinación haya sido el motivo real por el que el tren estuvo casi dos horas detenido en León.

Sí apuntan, no obstante, otro problema, como es el de la falta de maquinistas debido a las bajas incentivadas. Los sindicatos aseguran que todavía no se ha incrementado la plantilla de conductores, a pesar de lo comprometido por el presidente de Renfe, Pablo Vázquez, en su visita a Asturias el pasado 8 de julio, que suponía la inmediata incorporación de quince conductores y otros 33 que serían contratados este mes para realizar su periodo de formación en Ferrol e iniciar las operaciones a comienzos de 2017.

Desde los sindicatos se apunta que «no ha habido nada de incremento de plantillas. Están en curso las convocatorias, pero también hay que tener en cuenta que un maquinista no se hace en un día».