El Comercio

Una mujer aguarda su turno en la sección de frutería de un supermercado de Oviedo.
Una mujer aguarda su turno en la sección de frutería de un supermercado de Oviedo. / MARIO ROJAS

Lo verde gana peso en la cesta de la compra

  • El gasto en frutas y verduras aumentó un 27% en el último lustro y alcanza los 456 euros de media por asturiano y año

  • El desembolso en lácteos creció un 15% entre 2010 y 2015, mientras que en pan y bollería apenas hay variación

Se han preguntado alguna vez cuánto gastan en verdura y fruta, cuántos kilos consumen, quiénes son los mayores bebedores de leche del mundo o qué comunidad autónoma compra más bollería. Estos interrogantes y más hallan su respuesta en el estudio de la EAE Business School 'El consumo de alimentos básicos 2016', un análisis del gasto realizado en productos de alimentación básica tanto en España como a nivel autonómico y en las principales economías mundiales. El informe divide los alimentos básicos en tres grupos: frutas y verduras, pan y bollería y productos lácteos, además de analizar por separado el consumo de leche.

En los últimos cinco años, el consumo de frutas y verduras en Asturias se ha disparado un 27%, al pasar de un gasto de 359 euros por habitante en 2010 a 456 euros en 2015. Si analizamos la cuantía, hemos pasado de los 173 kilos consumidos en 2010 a los 197 del pasado ejercicio, lo que supone un aumento acumulado del 14%. En cambio, el gasto en pan y bollería ha permanecido prácticamente invariable en ese mismo periodo. Si en 2010 cada asturiano gastaba 95 euros en esos productos, cinco años después se destinaron a lo propio 96 euros. En productos lácteos, el gasto se ha incrementado un 15% en cinco años en el Principado, desde los 140 euros de 2010 a los 161 de 2015.

196 kilos

Según el informe de EAE, España es el cuarto mercado mundial en consumo de frutas y verduras con 20.956 millones de euros gastados en 2015, un 13% más que en 2014 y un crecimiento acumulado del 22% desde 2010. En consumo por habitante, los españoles son los segundos que más consumen por persona en todo el mundo, con 454 euros en fruta y verdura por habitante en 2015, un 14% más que en 2014 y un crecimiento acumulado del 23% si se analiza la cifra desde 2010. El gasto anual equivale a 196 kilos de frutas y verduras por persona en 2015, lo que sitúa a los españoles en la segunda posición mundial de consumidores de fruta y verdura por persona, únicamente superados por los chinos.

El informe de EAE muestra que los españoles que más gastan en frutas y verduras son riojanos, castellano leoneses y navarros, con un gasto por habitante de 727 euros, 622 euros y 574 euros respectivamente. Los que menos 'verde' consumen son madrileños, valencianos y andaluces.

España ocupa un lugar preferente en el sector del pan y la bollería como tercer mercado mundial, con un consumo total de 4.411 millones de euros en 2015, solo superada por Alemania y China. Este mercado presenta un consumo prácticamente estable los últimos cinco años, comportándose de manera completamente anti cíclica. Cada español gasta 96 euros en pan y bollería al año, más que Reino Unido o Canadá. Los riojanos, castellano leoneses y navarros los que más gastan en España en pan y bollería y los más moderados son madrileños, valencianos.

El estudio de EAE Business School muestra que el consumo de productos lácteos en España ascendió a 7.401 millones de euros en 2015, por encima de países como India, México, Holanda o Australia. Esto supone un leve repunte del 0,3% respecto 2014, y un crecimiento acumulado del 10% en los últimos cinco años. Cada español consume 160 euros en productos lácteos por persona, prácticamente el mismo consumo registrado en 2014, la cifra más baja de las cuatro grandes economías de la Unión Europea.

¿Quiénes son los mayores bebedores de leche? Los irlandeses, británicos, canadienses, alemanes y holandeses. En España se invirtieron 2.415 millones de euros en leche en 2015, un 3% menos que en 2014.

Alimentación sana

Según la autora el informe e investigadora del Strategic Research Center, Marta Riera, se observa que en España aumenta con fuerza el consumo de frutas y verduras y se mantiene estable el de leche y productos lácteos, mientras que el consumo de pan y bollería retrocede ligeramente en los últimos años, «quizás fruto de una tendencia generalizada hacia un consumo de alimentos más sano y responsable».