El Comercio

Apuntan a un fallo de planificación en el tren abandonado en León

Todo apunta a que el problema con el tren procedente de Barcelona que el pasado viernes se quedó sin conductor en León, cuando circulaba hacia Gijón, se debió a un fallo en la planificación de Renfe. Así lo indicó Juan Carlos Lora, responsable de CC OO: «Cuando el maquinista llegó a León, el refuerzo no estaba. Hubo un fallo de programación».

La compañía está elaborando un informe sobre este hecho que, en principio, no tiene nada que ver con el ocurrido días atrás en Osorno (Palencia), cuando un maquinista abandonó el tren alegando que había cumplido su tiempo de trabajo. Lora apuntó que «el maquinista seguro que venía desde Miranda de Ebro y en León tenía que haber un nuevo cambio de conductor». Y es así en los trenes que proceden de Barcelona, pues el viaje se divide en varios tramos de conducción. Si el convoy hubiera circulado entre Asturias y Madrid todo el viaje lo habría hecho el mismo maquinista. Es más, fue necesario desviar un tren procedente de Madrid -el de esa hora los viernes no entra en la estación leonesa- para enganchar el convoy que se había quedado 'tirado' en León y que pudiera continuar viaje hacia Asturias. Lo que no ve normal Juan Carlos Lora es que no se hubiera dejado bajar del tren al pasaje durante las cerca de hora y media que estuvieron parados.