El Comercio

Aumentan en un 51% las inspecciones alimentarias

Aumentan en un 51% las inspecciones alimentarias
  • Consumo realizó durante el pasado año 2.614 controles más que en 2012

  • Se llevaron a cabo 579 arbitrajes con empresas de telecomunicaciones, sector que encabeza este tipo de reclamaciones

La calidad de los alimentos que adquirimos, la seguridad de los juguetes con los que conviven los más pequeños o la ausencia de malos humos en espacios públicos son algunos de los asuntos que más inquietan a los consumidores asturianos. Para velar por la correcta praxis de los negocios y empresas de todo tipo, la Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo (ASAC) acude a productores, distribuidores y vendedores realizando inspecciones para, en caso de que fuese necesario, sancionar a las empresas negligentes.

Este trabajo se recoge en la memoria de la organización, presentada ayer y que revela, entre otros aspectos, que las visitas llevadas a cabo para evitar problemas sanitarios en la alimentación ascendió sensiblemente en los últimos años. En concreto, fueron 7.684 las actuaciones llevadas a cabo durante 2015, un 51% más que las realizadas en 2012. «En general nos hemos encontrado muy buena calidad en el producto, ya que el porcentaje con problemas es muy pequeño», explicó Rosa Urdiales, directora del organismo. Los expedientes sancionadores abiertos en este ámbito ascendieron a 84, mientras que dos locales de restauración fueron clausurados por presentar deficiencias y «comprometer la salud de las personas».

En total, el año se saldó con 476 sanciones a empresas de todo tipo, lo que supuso una recaudación para el Principado de 789.147 euros. Estos expedientes se abren por incumplir alguna normativa sanitaria vigente, y el caso más común, según apunta el estudio, pasa por el consumo irregular de tabaco, con 196 casos. Otros 186 son del ámbito de consumo, mientras que tres fueron impuestos al poner en peligro la sanidad ambiental.

De cara a la defensa del consumidor, la información es un elemento clave a la hora de detectar abusos o irregularidades: «Los notamos cada vez más preparados, conociendo mejor sus derechos», sintetiza Urdiales. Sus denuncias, por tanto, resultan esenciales para complementar las inspecciones de la agencia. Además de la alimentación, el sector de los juguetes, el de la vestimenta y el de los vehículos han concentrado muchas de las alertas notificadas. «Nos encontramos con que las imitaciones asiáticas suponen muchas veces un peligro para los niños», explicó. 738 modelos de juguete fueron retirados de la venta al público.

Una función de arbitraje

Los consumidores también acudieron a la agencia para pedir mediación debido a prácticas abusivas o negligentes de las empresas. Las firmas de telecomunicaciones fueron las más afectadas en este aspecto, aglutinando 579 reclamaciones. El segundo sector más requerido, por su parte, fueron las marcas de electrodomésticos, con 59 peticiones de mediación. Asimismo, resulta significativo comparar el número de arbitrajes efectuados en el Principado, que descendió de 1.004 a 721 desde 2012.