El Comercio

Tres investigados por varios incendios que quemaron cuatro hectáreas en Asturias

  • Los fuegos fueron provocados a principios del mes de septiembre en Piloña, Catrillón y Langreo

La Guardia Civil ha tomado declaración en calidad de investigadas a tres personas de 54, 55 y 60 años por ser las supuestas autoras de los incendios forestales ocurridos este mes en Piloña, Castrillón y Langreo, que han quemado cuatro hectáreas de terreno.

Según ha informado el Instituto Armado, el pasado día 6 tuvo lugar el primero de los incendios en el término municipal de Piloña, que quemó un total de 1.000 metros cuadrados de monte bajo.

La Guardia Civil continúa con las gestiones de localización de una persona, de unos 40 años, que tiene completamente identificada para proceder a su toma de manifestación en calidad de investigada por incendio forestal.

Se trata de un vecino de Arriondas, cuya intención era la regeneración de pastos.

Un día después, personal de investigación de incendios del Seprona observó una columna de humo de considerables dimensiones cuyo origen procedía de la localidad de Paerna, en Langreo, muy próxima a un invernadero y a un conjunto de viviendas.

En este caso, el fuego, que afectó a 5.500 metros cuadrado de prados y monte bajo, se originó por la quema de mobiliario viejo en las inmediaciones del domicilio de un hombre de 60 años y se extendió por un despiste de este individuo.

Se le ha tomado manifestación en calidad de investigado y las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de Guardia de Langreo.

El tercer incendio se inició a las 12:00 horas de ese mismo día en el paraje de Naveces, en Castrillón, y afectó a 3,87 hectáreas de eucalipto y monte bajo.

En esta ocasión, una negligencia en los trabajos de tala de un monte hizo que en la caída de un eucalipto sobre el tendido eléctrico provocara el fuego, que precisó de la asistencia de bomberos y varios helicópteros para ser sofocado.

Se ha tomado manifestación en calidad de investigados al responsable de la empresa y al operario de la máquina que provocó la caída del árbol, dos hombres de 54 y 55 años.