El Comercio

Unos 10.400 asturianos tienen Alzheimer y 15.200 padecen alguna demencia

Una anciana realiza ejercicios de memoría en un centro de atención a la discapacidad.
Una anciana realiza ejercicios de memoría en un centro de atención a la discapacidad. / Marieta
  • Coincidiendo con la celebración, hoy, del Día Mundial del Alzheimer, Sanidad ha transmitido su apoyo a las familias de quienes padecen esta «enfermedad compleja, que compromete la calidad de vida y la autonomía de los pacientes y de las personas que los rodean»

Unos 10.400 asturianos padecen alzheimer y unos 15.200 algún tipo de demencia, según las estimaciones dadas a conocer hoy con motivo del Día Mundial de la Enfermedad de Alzheimer, una dolencia neurodegenerativa que afecta en España a unas 800.000 personas.

El 6,4 por ciento de los mayores de 65 años sufre algún tipo de demencia, entre las cuales destaca el alzheimer, que afecta al 4,4 por ciento, según datos del European Community Concerted Action Epidemiology of Dementia (Eurodem).

De acuerdo con este análisis, y teniendo en cuenta la alta tasa de envejecimiento de la población asturiana, del 22 por ciento, se calcula que unas 10.400 personas padecen alzheimer en el Principado y 15.200, alguna demencia, según ha informado hoy el Gobierno regional.

Ante la necesidad de hacer frente a estas enfermedades, el Principado cuenta ya con una unidad de demencias en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Coincidiendo con la celebración, hoy, del Día Mundial del Alzheimer, Sanidad ha transmitido su apoyo a las familias de quienes padecen esta "enfermedad compleja, que compromete la calidad de vida y la autonomía de los pacientes y de las personas que los rodean".

La citada unidad de demencias del servicio de Neurología del HUCA, el establecimiento de un nuevo proceso para el abordaje integral del deterioro cognitivo en el propio complejo hospitalario, la incorporación de nuevas técnicas diagnósticas o la reciente actualización del Programa Clave de Atención Interdisciplinar (PCAI) dedicado a la demencia son "ejemplos de los pasos que está dando la sanidad asturiana para mejorar la atención que se presta a las personas con alzheimer".

La unidad de demencia del HUCA pretende abordar la enfermedad desde nuevos planteamientos, incidiendo en el trabajo en equipo y potenciando el papel de la enfermería y la colaboración con las familias, especialmente con las asociaciones de pacientes. Según este modelo, los profesionales de enfermería se responsabilizan de la relación con las familias, identificando necesidades de aprendizaje en el manejo de la demencia y coordinando la relación con los servicios sociales y de atención primaria.

También se encargan de las actividades de formación y orientación a las personas cuidadoras. La unidad incluye sesiones terapéuticas grupales e individuales con enfermos.

Además, el HUCA facilitará un local, en el propio servicio de neurología, al movimiento asociativo que se ocupa de los pacientes y de los cuidadores para subrayar la labor de asesoramiento y apoyo psicosocial.

El Gobierno regional ha añadido que, con el fin de mejorar las labores de cooperación en distintos niveles del ámbito sanitario, el HUCA pondrá en marcha en octubre, con seis equipos de atención primaria, un nuevo proceso relacionado con el deterioro cognitivo.

El programa establece, entre otras medidas, un protocolo diagnóstico en atención primaria, la interconsulta profesional con un especialista, una derivación preferente a los servicios de Neurología, formación continuada para los profesionales de primaria y del HUCA, con sesiones clínicas conjuntas, y un nuevo papel de la enfermería.

Sanidad ha resaltado que la renovación tecnológica que ha supuesto el nuevo HUCA permite utilizar en la unidad de demencias algunas técnicas innovadoras, como el diagnóstico funcional de neuropsicología del servicio de psiquiatría de enlace, que consiste en un mapa cerebral del deterioro que contribuye a tipificar el tipo de demencia.

Otras de estas técnicas son la resonancia magnética cerebral funcional que identifica trastornos funcionales derivados del alzheimer; el llamado SPECT cerebral de perfusión (para observar diferencias en el nivel de funcionamiento cerebral según el aporte sanguíneo); y la determinación analítica de biomarcadores en el líquido cefalorraquídeo que posibilitan el diagnóstico precoz e incluso el de "enfermedad probable".

El Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), por su parte, desarrolla una serie de talleres de asesoramiento y formación destinados a personas con pacientes a su cargo, un programa que funciona en todas las áreas sanitarias.

Además, se ha actualizado recientemente el programa de dispositivos asistenciales dependientes de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales destinado a la demencia en el que están implicadas, entre otras, las unidades geriátricas de hospitales como el Monte Naranco y Cruz Roja.

Asturias también dispone de un servicio de atención a domicilio para dependientes y una potente red de centros de día, cinco de ellos especializados en enfermos de alzheimer.