El Comercio

Acuerdo entre las partes para que el niño tenga contacto con ambas familias

La madre biológica de Juan Francisco, María José Ayeng, y los padres preadoptivos valencianos alcanzaron recientemente un acuerdo privado, a través de sus respectivos abogados, para que el pequeño Juan Francisco nunca perdiese el contacto con ambas familias. Ni la de origen a la que fue restituido el pasado 12 de septiembre ni la de los padres preadoptivos valencianos. El compromiso entre las partes se cerró antes de que se conociera el último pronunciamiento del Supremo y que se ratificase la sentencia que obligó a devolver al menor a su madre biológica.

Dicho acuerdo establece que «cada parte mantenemos nuestra postura procesal, acatando las decisiones de los tribunales. No se produce pues ni transacción ni renuncia al procedimiento». Una de sus cláusulas señala que «al margen de lo anterior, llegamos a un compromiso privado entre las partes por el que el menor nunca perderá el contacto con la familia biológica o con los que han sido acogedores preadoptivos». Y añade también que «los letrados intervinientes mediaremos, con el apoyo si es necesario de psicólogos, para que, sea la que sea la resolución judicial del asunto, el niño mantenga un contacto permanente, fluido y coordinado con ambas familias tanto si es finalmente adoptado como si se queda con su madre biológica». Además, se remarca que el acuerdo «es privado, totalmente al margen de la Consejería de Servicios Sociales del Principado, ya que ambas partes se han sentido perjudicadas, por uno u otro motivo, por la Administración».

La abogada de la madre biológica advirtió ayer de que ese acuerdo se «puede romper» en función de los pasos que dé ahora la otra parte.