El Comercio

Los padres declaran la guerra a los deberes

Un padre ayuda a su hija con los deberes en casa.
Un padre ayuda a su hija con los deberes en casa. / E. C.
  • Las familias de la escuela pública llaman a boicotear las tareas escolares en casa los fines de semana de noviembre

La Confederación Española de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (CEAPA), la principal agrupación de familias de alumnos de la escuela pública, llamó ayer a boicotear los deberes escolares en noviembre. Al menos, los que se encargan para el fin de semana, según anunció ayer José Luis Pazos, el presidente de la entidad. Su objetivo es protestar contra lo que consideran un exceso de tareas que deberían resolverse en horario escolar. Aunque los datos publicados por la OCDE indican que los estudiantes españoles dedican 6,5 horas semanales a los deberes -frente a los 4,8 de la media entre los países miembros de este organismo-, ayer Ceapa presentó datos preliminares de un estudio realizado junto al Ministerio de Educación, que lleva la cifra mucho más allá. Según una encuesta realizada a más de 1.700 padres de alumnos y casi 500 menores, afirmó Pazos, la realidad es más cercana a las dos horas diarias. Es decir, al menos diez horas semanales.

«Las familias perciben que cada año hay más deberes», indicó Pazos. «Pedimos su desaparición tal y como están planteados ahora; lo escolar tiene que resolverse en la escuela». El objetivo de la campaña de boicot a los deberes que ha lanzado Ceapa, confirmó su presidente, es la eliminación total de estas tareas. Consideran que, además de arcaicos, los deberes son perjudiciales para la vida familiar de los estudiantes y también para su salud. «Vamos a pedir a las administraciones y al profesorado que durante el mes de noviembre podamos recuperar los fines de semana para estar con nuestros hijos», apuntó Pazos. Si los profesores no evitan mandar tareas, pedirán a las familias que se nieguen a que sus hijos las hagan. «Que vuelvan el lunes con ellos sin hacer», afirmó. Para fomentar la protesta y dotarla de un cariz legal, las asociaciones de madres y padres que forman parte de Ceapa repartirán hojas con las que autorizar a sus hijos a no hacer los deberes e informar al centro escolar de su decisión.

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de la Educación Pública de Asturias (FAPA) Miguel Virgós, perteneciente a la junta directiva de CEAPA, suscribió ayer esta campaña, de la que trasladará información a las AMPAS para que se abra un debate en los centros educativos, al tiempo que recabará datos a través de educacionsindeberes.org. «Los deberes potencian la desigualdad -afirma su presidenta, Elena González-, porque en unos casos las familias tienen conocimientos o pagan clases particulares, mientras que en otros no se da el caso y los llevan sin hacer». Para González (que hasta junio fue vicepresidenta de CEAPA), «los deberes son una práctica muy generalizada, pero hay que reflexionar sobre cómo afecta a la vida del niño, a su tiempo libre y a su infancia. Porque se habla de un tiempo concreto de deberes, pero todo depende del escolar, de sus capacidades, personalidad, conocimientos... , con lo que eso supone de angustia y de frustración para los que no saben o no pueden acudir a clases particulares».

Dos millones sufren acoso

Asimismo, CEAPA presentó datos provisionales de otro estudio, esta vez sobre la percepción del acoso escolar. Según sus datos, dos millones de niños en España son víctimas de agresiones en el aula. La encuesta, elaborada entre más de 3.000 familias, revela que un tercio de las víctimas del 'bullying' nunca piden ayuda a un adulto y hasta uno de cada tres acosadores reclama ayuda para dejar de serlo. El 44,38% de los padres manifiestan una preocupación baja, el 24,36% dicen que es algo que siempre ha pasado y uno de cada cinco apunta que se soluciona cuando uno se hace mayor.