El Comercio

Por la dignificación del escanciador

El periodista José María García abraza a Susana Ovín, de la asociación de escanciadores.
El periodista José María García abraza a Susana Ovín, de la asociación de escanciadores. / S. SAN MARTÍN
  • La Sidra de Manzana Seleccionada propone otorgarles una categoría profesional

  • El periodista José María García y la Asociación de Escanciadores de Asturias recibieron en Sariego los V Premios Sidra de Selección

El periodista José María García y la Asociación de Escanciadores de Asturias recibieron ayer en Sariego los V Premios Sidra de Selección -que concede el sello de calidad Sidra de Manzana Seleccionada- en las categorías de mejor embajador y mejor profesional, respectivamente. La ceremonia de entrega de los galardones en el Llagar Trabanco culminó con otra espicha solidaria frente al cáncer, que impulsa la Fundación Sandra Ibarra, que ayer recibió 4.000 euros de la campaña 'Sidra frente al cáncer'.

El reconocimiento a la figura del escanciador se reforzó con el anuncio del presidente de la Sidra de Manzana Seleccionada, Manuel Riestra, de que van a impulsar una iniciativa para que este gremio disponga de su propia categoría profesional específica. La propuesta fue muy celebrada por la tesorera de la asociación, la naveta Susana Ovín, encargada de recoger el premio. «Somos el último eslabón de la cadena de un gran esfuerzo y para nosotros es muy necesario reconocer la categoría profesional», aseguró. Ovín destacó la labor formativa de su agrupación o los concursos de escanciadores, «donde se prima la postura del escanciador».

Uno de los momentos más emotivos fue cuando el periodista Juan Ramón Lucas, secretario de la Fundación Sandra Ibarra, presentó a su maestro José María García, a quien atribuyó haber abierto un camino «hacia un periodismo independiente, valiente y libre».

«La palabra de un paisano»

García, quien comenzó su improvisada intervención con su famosa sentencia «el elogio debilita»- se comprometió a ejercer como embajador de la sidra y a defender las reivindicaciones de los escanciadores. El periodista l amentó «el intento de sustituir el conocimiento y la habilidad del profesional por esa odiosa máquina». Recordó que en Asturias había aprendido «lo más grande: lo que vale la palabra de un paisano». Relató su experiencia como «superviviente» del cáncer. Y no faltaron sus críticas hacia Aznar, Mariano Rajoy o incluso a Fernando Alonso por su desafortunada afirmación de hace años de que no le gustaba la sidra y la fabada.

Temas