El Comercio

Vicente Bravo Corchete, en la Delegación de Defensa en Asturias.
Vicente Bravo Corchete, en la Delegación de Defensa en Asturias. / ALEX PIÑA

«La bandera es el símbolo de la patria y es lo que juramos defender»

  • «Los asturianos demuestran mucho cariño y respeto por la bandera de España. Para la jura de Gijón llevamos más de 680 instancias»

  • Vicente Bravo Delegado de Defensa

El próximo sábado, 1 de octubre, cerca de 700 civiles jurarán bandera en Gijón. El delegado de Defensa explica su significado.

¿Qué significa y a qué compromete exactamente jurar bandera?

Es una manifestación pública e individual de un ciudadano que quiere asumir lo que marca la Constitución en cuanto a defensa de España y es el compromiso de defenderla hasta las últimas consecuencias.

¿Que una jura de bandera civil sea un hecho poco cotidiano permite pensar que la bandera es un símbolo especialmente castrense?

No. Para nada. La Constitución reconoce en el artículo 30. 1 que es un derecho y un deber de los españoles defender a España. La forma más clara es mediante una jura de bandera, que pueden hacer civiles y militares. Los militares la hacemos para poder ser militares, porque ése es nuestro deber, y el civil lo hace como un derecho. La bandera es un símbolo de todos y eso es así en todos los países. No es algo castrense.

¿Se puede solicitar jurar bandera de forma individual o tiene que ser en el contexto de un acto colectivo como el del próximo sábado?

Se puede. Hay un modelo de instancia que está reconocido en la orden del Ministerio de Defensa de 2004, en la que viene el procedimiento. Hay que aportar una serie de documentos y nosotros comprobamos que el solicitante cumple los requisitos de ser español, mayor de 18 años y no estar impedido en el sentido de que no sea otra persona la responsable de él. Aquí puedo recibir una instancia para ir a jurar a Melilla, por ejemplo. Yo se lo mando a la unidad solicitada y cuando hay posibilidad se organiza una jura, se avisa. Otra forma es que lo pida una ciudad. Desde que yo estoy en Asturias hubo ya una en Oviedo y otra en Cangas de Onís, así que la de Gijón será la tercera.

¿Siempre las organiza el Ejército de Tierra?

Aquí tenemos una unidad que tiene una bandera y lo más lógico es que sea ella. Pero también se hizo en La Felguera, hace unos años, organizada por el Ejército del Aire. Es el ciudadano el que elige ejército y unidad. Otra cosa es que no siempre hay posibilidad de satisfacer ese gusto, al menos en un plazo razonable, así que, si el interesado no tiene preferencia muy explícita, lo hacemos aquí, en el regimiento de la región, pero no todos los años. Hay que amoldarse a los periodos de instrucción y a circunstancias como que esté prevista o no salida al extranjero.

¿Se puede prometer bandera igual que se puede prometer en un juicio o al acceder a un cargo?

Vuelvo a la orden de defensa 1945 del año 2004 como mejor forma de contestar. En ella se recoge la fórmula: «Juráis por Dios o prometéis por vuestra conciencia y honor...», con lo cual no hay diferencia entre jurar o prometer, ya que la propia fórmula incluye ambas alternativas.

¿Le sorprendió la gran acogida que tuvo la iniciativa de organizar una jura de bandera civil en Gijón?

-No. En la de Oviedo hubo cuatrocientas y pico personas. La de Cangas de Onís superó las 250 y ahora llevamos más de 680 instancias. Les ha costado buscar un lugar adecuado para todas esas personas, sus familiares y que el público, en general, pueda entrar a verlo también.

¿Cabe interpretar una iniciativa así como respuesta al desarrollo del independentismo?

Yo creo que no. Esto es un compromiso individual de cada ciudadano, que quiere manifestar su amor y lealtad a la patria. Adquiere un compromiso que es individual y a la vez colectivo, porque la defensa es un problema de todos los ciudadanos. Nosotros lo que hacemos es facilitar el vehículo para que puedan cumplir esa voluntad, pero no le veo relación con otras circunstancias.

¿Sabe si en otras comunidades se produce un número similar de solicitudes?

No es exactamente una cuestión de regiones, sino de que, cuando la organización de una jura aparece en la prensa, sea donde sea, mucha gente piensa que esa oportunidad también la quiere tener. En Melilla, donde estuve destinado bastante antes de ascender a coronel, pidieron una serie de españoles, casi todos de la península, una jura, y se organizó. Al año siguiente hablamos del doble o del triple. Funciona el boca a boca y, aunque el derecho está reconocido desde 2004, cuando se empieza a ver que hay juras aumenta el número de peticiones.

¿Jurar bandera y, por ejemplo, evadir impuestos son cosas compatibles o a quien jura bandera debe exigírsele un compromiso con los intereses y las normas del Estado?

La jura de bandera es un compromiso de honor. El delinquir o evadir impuestos, a mi juicio, son cosas incompatibles. No hay coherencia entre una cosa y la otra. Pero nos podríamos preguntar si a quien no jura bandera no le debemos exigir entonces que cumpla con las normas, y evidentemente no es así.

¿Cómo percibe desde la Delegación de Defensa la relación de los asturianos con la bandera?

¿No dicen aquí que Asturias es España y el resto tierra conquistada? Demuestran mucho cariño y mucho respeto.

¿Es distinto en otras comunidades? ¿Cabe comparar?

Cada persona tiene un sentimiento. Unos lo expresamos más y otros lo expresan menos. Puedo decir que en Melilla se sienten mucho más españoles que en cualquier otra parte. Además, ellos hacen gala de sentirse más españoles. Pero creo que el amor es el mismo en un sitio que en otro. La forma de expresarlo es lo que puede variar.

Las banderas de Europa, de España y de Asturias se encuentran juntas en muchos despachos oficiales. ¿Inspira cada una de ellas el mismo sentimiento, aunque sea en distinto grado, o son sentimientos diferentes?

En estamento militar está recogido que solo tiene presencia la bandera nacional. Eso no implica que no respetemos las demás, ni que no nos identifiquemos con ellas. A nivel particular, cada cual tiene su propio sentimiento.

¿El mismo?

Puede ser cosa de educación, pero yo la bandera de España la veo integrada por 17 banderas que constituyen una. Yo no las desgajo. Considero que todas ellas constituyen una.

La bandera de España cambió varias veces en el último siglo. ¿Quien jura bandera se compromete con una determinada enseña o con la que represente en cada momento a su país?

Se compromete con su nación. La bandera es el símbolo de esa nación y si en un momento determinado tenemos una o tenemos otra... La bandera es el símbolo de la patria y es lo que juramos defender en todo momento y sin reservas.