El Comercio

397 alumnos para el programa de mayores de la Universidad

La presentación del curso se celebró en el Aula Magna del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo.
La presentación del curso se celebró en el Aula Magna del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo. / MARIO ROJAS
  • El rector Santiago García Granda cree posible añadir en breve el campus de Mieres a las actuales sedes de Oviedo, Gijón y Avilés

El Programa Universitario para Mayores de la Universidad de Oviedo (PUMUO) contará en su primer semestre con 397 alumnos, mientras que para el segundo se han matriculado 424. Así se indicó ayer en el acto de apertura del curso, que se celebró en el Aula Magna del edificio histórico de la universidad asturiana y que estuvo presidido por el rector, Santiago García Granda. Estos cursos, dirigidos a todos los interesados mayores de 55 años -el mayor matriculado tiene 89 años-, se imparten actualmente en Oviedo, Gijón y Avilés, pero el rector aseguró que en breve se podrán poner en marcha en el campus de Mieres.

Llama la atención el irregular reparto por las tres sedes de los alumnos matriculados. María Álvarez, directora hasta ahora del área responsable del PUMUO, indicó que «de los 397 matriculados, 313 son de Oviedo, 43 de Gijón y 41 de Avilés. Los de Gijón nos dicen que no comprenden lo que pasa, porque es una ciudad muy receptiva para todo este tipo de iniciativas, pero estos cursos parecen no funcionar. ¿Puede ser una cuestión de publicidad? No lo sabemos, pues estuvimos informando en la Feria de Muestras y también llevamos información a todos los centros municipales. Además, estos cursos se dan en Marina Civil, que es un lugar muy atractivo».

María Álvarez, que en breve será sustituida por Ángeles Fernández, explicó que el perfil de estos estudiantes «es muy variado. Tenemos desde catedráticos de universidad jubilados a personas que nunca estudiaron o a amas de casa». «Es un programa muy especial, porque son alumnos muy entusiastas, agradecen mucho los cursos y son muy cariñosos».

El programa se compone de cinco cursos que tienen cuatro asignaturas obligatorias de los diferentes itinerarios, así como dos talleres de los varios que se les dan a elegir. Las clases siempre se imparten por la tarde, de lunes a jueves. Este año se ha dado una novedad. María Álvarez explicó que «hay gente que ya terminó los cinco años del programa y nos planteó la posibilidad de seguir, para no abandonar estos estudios. Así, surgió la idea de hacer talleres optativos sueltos. Lo más llamativo es que en ellos tenemos inscritas 62 personas».

Asignaturas a la carta

Algunas de las asignaturas que se imparten fueron propuestas por los propios alumnos, como son los casos de Inglés y Francés. Es más, este año aumentaron la oferta con Italiano, pero también ocurrió así con lengua de signos, Informática o Internet. Estas clases tan especiales las imparten profesores de la Universidad de Oviedo que se han presentado voluntarios.