El Comercio

El ministerio rectifica y mantiene la costera del bonito hasta el 5 de octubre

José Emilio Fernández, junto a su barco 'Nuberu', decidió abandonar la costera.
José Emilio Fernández, junto a su barco 'Nuberu', decidió abandonar la costera. / DAVID SUÁREZ FUENTE
  • Administraciones regionales y cofradías pidieron una medida que el Gobierno adopta en virtud de la «flexibilidad interanual del 10%»

Bonito desbarajuste el del final de la costera del bonito de este año. Menos de 24 horas después de anunciar el cierre de la pesquería con tanta premura que apenas permitía a los barcos más distantes volver a puerto, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente rectificó ayer y prorrogó el plazo de capturas hasta las cero horas del próximo miércoles, 5 de octubre. El caso es que el comunicado de cierre admitía explícitamente desconocimiento sobre si se había superado o no la cuota establecida, y el de «reapertura» no aclara que no sea así.

En definitiva, las dudas expresadas por el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Asturias, Dimas García, sobre qué flota realizó tantas capturas que obligaba a cerrar por primera vez la costera del bonito por orden administrativa siguen en el aire, y algunos barcos amarrados como consecuencia de la falsa alarma siguen sin estar en la mar.

Administraciones regionales y federaciones de cofradías del Cantábrico, ante la falta de información apreciada, a pesar de que los partes de capturas son enviados en el día en el caso de los barcos mayores, y de un día para otro en el caso de la flota menor, pidieron ayer oficialmente la ampliación del plazo para evitar un final de campaña precipitado. Sin embargo, el ministerio justifica su cambio de idea «en base a la flexibilidad interanual que permite unos desembarques adicionales del 10% de la cuota», cosa que podría repercutir en cuotas futuras, y ante «un momento de capturas concentradas y abundantes, lo que redunda en una alta rentabilidad para la flota».

Ayer, desde luego, los precios en rula subieron hasta los 5,5 euros el kilo de bonito.