El Comercio

Adaro e Ibrán, para siempre en Oviedo

Wenceslao López -en el centro- acompañó a los académicos en el descubrimiento de la escultura en honor a Adaro e Ibrán.
Wenceslao López -en el centro- acompañó a los académicos en el descubrimiento de la escultura en honor a Adaro e Ibrán. / MARIO ROJAS
  • La Real Academia de la Ingeniería descubrió una escultura en la Escuela de Minas en honor de ambos ingenieros

En el segundo día del homenaje organizado por la Real Academia de Ingeniería a los destacados impulsores del desarrollo industrial de Asturias en el siglo XIX Luis Adaro Magro y Jerónimo Ibrán Mulá, se procedió ayer al descubrimiento de una escultura conmemorativa en los jardines de la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales, en Oviedo, en un acto que contó con representantes institucionales, entre los que se encontraba el alcalde de Oviedo, Wenceslao López.

El presidente de la Real Academia de Ingeniería, Elías Ferreres, destacó los valores «tan importantes» de Adaro e Ibrán, dos ingenieros «insignes» que trabajaron toda su vida en el Principado y que fueron los «motores del desarrollo minero e industrial del siglo XIX». A su juicio, el peso de ambos resultó «decisivo» en el desarrollo económico de la región. «Fueron pioneros en su tiempo y aunaban virtudes de empresarios e ingenieros, vitales en este momento para el desarrollo del país», aseguró.

El regidor de la capital asturiana, que recordó que Luis Adaro había sido discípulo de Jerónimo Ibrán, calificó como «justo» el homenaje rendido a ambos ingenieros, de los que destacó su «gran capacidad innovadora» así como el legado de ambos, entre el que destacó el impulso para la creación de las cámaras de comercio de la región.

Mieres y El Entrego

Una vez finalizado el acto, la comitiva académica se trasladó a la Casa de la Cultura de Mieres, donde las autoridades y la veintena de ingenieros presentes descubrieron una placa conmemorativa en honor de los dos homenajeados. Pero ese recorrido por la herencia industrial y minera de Adaro e Ibrán no podría estar completo sin acercarse a la cuenca del Nalón, por lo que los académicos disfrutaron de una visita técnico-cultural en el Museo de la Minería (MUMI), en El Entrego. Además, fueron recibidos por la presidenta de Hunosa, Teresa Mallada.

No terminarán aquí los actos de reconocimiento a Luis Adaro y Jerónimo Ibrán, ya que la Real Academia de Ingeniería tiene previsto realizar otra sesión académica en Madrid, el 17 de octubre, para recordar a estas dos grandes figuras del siglo XIX asturiano.