El Comercio

Bajan un 8,3 por ciento las rupturas matrimoniales en el Principado

Bajan un 8,3% las rupturas matrimoniales en Asturias
  • Del total, 2.264 fueron divorcios, el 7,8 por ciento menos que en 2014, y 125 a separaciones, el 16,1 por ciento menos. Además, se produjo una nulidad, cuando el año anterior no se produjo ninguna

El Principado de Asturias registró el pasado año la ruptura de 2.389 matrimonios, entre nulidades, separaciones y divorcios, lo que supone un descenso del 8,3 por ciento respecto a 2014, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este descenso contrasta con el repunte del 10,4 por ciento registrado en 2014. Pese a esta bajada, la tasa de nulidades, separaciones y divorcios por cada mil habitantes se situó en Asturias en 2,3, una décima por encima del promedio nacional.

Del total de rupturas en Asturias, 2.264 fueron divorcios, el 7,8 por ciento menos que en 2014, y 125 a separaciones, el 16,1 por ciento menos. Además, se produjo una nulidad, cuando el año anterior no se produjo ninguna.

En el conjunto del país, los divorcios se redujeron un 4,2 por ciento y las separaciones un 7,6 por ciento en 2015, mientras que aumentaron los procesos de nulidad un 27,4 por ciento.

La duración media de los matrimonios hasta la fecha de la resolución fue de 16,2 años (cifra superior a la de 2014 que era de 15,8 años) y fue otorgada la custodia compartida de los hijos en el 24,6 por ciento de los casos de divorcio (en el 21,2 % en 2014).

Son datos de la Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios 2015 que publica hoy el INE, que registra un total de 101.357 casos de nulidad, separación y divorcio, lo que supuso una tasa de 2,2 por cada 1.000 habitantes y significa un descenso del 4,3 % respecto a 2014.

Por tipo de proceso, se produjeron 96.562 divorcios -el 75,9 % de mutuo acuerdo-, 4.652 separaciones -el 86,3 % fueron acordadas- y 144 nulidades -el 13,7 % contenciosas-.

Los divorcios representaron el 95,3 % del total, las separaciones el 4,6 % y las nulidades el 0,1 % restante.

Por comunidades, Cataluña registró la mayor tasa por cada 1.000 habitantes -el 2,6-, mientras que Castilla y León - con 1,6- presentó la menor tasa.

El mayor número de divorcios y separaciones entre cónyuges de diferente sexo tuvo lugar en la franja de edad entre 40 y 49 años (la edad media de las mujeres fue de 44,1 años y en el caso de los hombres fue de 46,5 años). Ocho de cada diez divorcios fueron entre cónyuges de nacionalidad española. En el 42,9 % de los matrimonios correspondientes a las resoluciones de separación o divorcio no tenían hijos (menores o mayores dependientes), similar al año anterior.

Respecto a las rupturas con hijos, en el 57,5 % de los casos se asignó una pensión alimenticia (en el 75,9 % el pago correspondió al padre, en el 4,5 % a la madre y en el 19,6 % a ambos cónyuges).

La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en siete de cada diez casos (en el 69,9 %, en 2014 fue en el 73,1 %), en el 5,1 % la obtuvo el padre (frente al 5,3% de 2014), en el 24,7 % fue compartida (21,2% del año anterior) y en el 0,4 % se otorgó a otras instituciones o familiares.

Los matrimonios disueltos por divorcio tuvieron una duración media de 16 años, mientras que la de los matrimonios separados fue de 22,4 años; por su parte, el tiempo medio transcurrido entre el matrimonio y la declaración de nulidad fue de 7 años.

Tres cada diez divorcios se produjeron después de 20 años de matrimonio o más y el 22,7 % entre cinco y 9 años; en el caso de las separaciones, la mitad de los matrimonios tuvo una duración de 20 o más años y el 14,7 % entre 10 y 14 años.

La duración media de los procedimientos fue de 4,6 meses, ligeramente superior a la del año 2014, que fue de 4,4 meses.