El Comercio

Empresarios y Principado niegan presiones en el Gitpa

  • El auditor niega haber recibido requerimientos de la Consejería de Empleo para la elaboración del informe

El ingeniero Héctor Alonso, uno de los firmantes de la auditoría de la empresa Gestión de Infraestructuras Públicas de Telecomunicación del Principado de Asturias (Gitpa), aseguró ayer, en su comparecencia en la comisión de investigación abierta en la Junta General del Principado, que no apreció «ningún tipo de presión, ni requerimiento» por parte de la Consejería de Empleo, Industria y Turismo en la elaboración de este documento.

Alonso, representante de la empresa Arroyo Norte Consultoría Técnica -que realizó esta auditoría-, confirmó que entregó una segunda versión del informe tras recibir una petición por carta en ese sentido de la consejería para subsanar algunos errores cometidos en el primer borrador.

A preguntas de los diputados, el ingeniero precisó que solo recibió la carta de la consejería y que en ningún caso fue objeto de llamadas de teléfono ni ningún tipo de presión para cambiar la auditoría: «En absoluto nadie nos presionó y tampoco hubo trabas por parte del Gitpa para realizar esta auditoría», dijo.

Antes de la comparecencia, los diputados Lorena Gil (Podemos) y José Agustín Cuervas-Mons (PP) habían señalado este procedimiento como «anómalo» y habían acusado a la directora general de Industria y Telecomunicaciones, Sandra Velarde Suárez, de «presionar» y dar «orientaciones» en esta auditoría.

Por su parte, el portavoz del Gobierno, Guillermo Martínez, aseguró que el Ejecutivo «en ningún caso» dio instrucciones «políticas» a las compañías encargadas de realizar la auditoría de la empresa pública, sometida a investigación en los tribunales y en la Junta.

En el mismo sentido se pronunciaron el resto de comparecientes que ayer acudieron a la comisión de investigación parlamentaria, como los representantes de las empresas Distecable e Infraestructuras, Canalizaciones y Vías.