El Comercio

Genaro Alonso interviene en el Pleno de la Junta General.
Genaro Alonso interviene en el Pleno de la Junta General. / A. ÁLVAREZ

Alonso reclama a Edelvives que cambie la definición de la llingua en sus libros

  • Un manual de primero de Bachillerato recoge que es una variedad dialectal del castellano. «Supone una ignorancia difícilmente soportable», reprocha

La Consejería de Educación ha remitido una carta a la editorial Edelvives en la que le solicita la modificación del tratamiento que se le da a la llingua en el libro de Lengua de primero de Bachillerato. Este manual se refiere a la llingua como una variedad dialectal del castellano, «lo que es un craso error y una ignorancia difícilmente soportable». Sus explicaciones en el Pleno de la Junta estuvieron motivadas por una pregunta de Podemos al respecto y, en su intervención, el consejero Genaro Alonso señaló que, en otro apartado, el libro recoge que la lengua asturiana es «un dialecto histórico que no logró convertirse en lengua, lo que es de un despropósito vergonzante». Por eso, anunció que ha enviado una carta a la editorial para que lo corrija. La pregunta partió de la diputada de Podemos Lucía Montejo, quien lamentó la «triste realidad de desprecio hacia la lengua asturiana» y que haya libros con argumentos clásicos del «nacionalismo lingüístico español» que nieguen la diversidad lingüística. «Este material no es deficiente, es absolutamente escandaloso», dijo.

En este sentido, quiso poner un ejemplo: «Imagine que en un libro de Biología pusiera que la mujer proviene de la costilla del hombre, de Adán. No sabemos si la consejería remitiría una carta o elaboraría un informe y pediría la retirada inmediata del material. Quizá pueda parecer un ejemplo extremo, pero nos atrevemos a decir que la incorrección científica es del mismo rango, sustentada en preceptos de distinta índole. Aquí, en creencias religiosas, y en el caso del libro de Lengua, en creencias basadas en el nacionalismo lingüístico». «¿Por qué para un caso así -preguntó-, y no nos cabe ninguna duda, se actuaría con contundencia y, con respecto al tratamiento del asturiano, nos limitamos a enviar una carta? En el fondo, subyace una falta de respeto a lo que sostiene la comunidad científica internacional respecto a la llingua, como una lengua más que convive en la península Ibérica».