El Comercio

Funcionarios y bomberos protestan por la falta de personal del Principado

Pasacalles reivindicativo de funcionarios y bomberos en Oviedo.
Pasacalles reivindicativo de funcionarios y bomberos en Oviedo. / MARIO ROJAS
  • Piden a la Administración que cubra las vacantes que afectan a servicios clave y que recupere la jornada de 35 horas

Los funcionarios afiliados al sindicato CSI de los distintos servicios públicos se han unido para protestar por las carencias que sufre la Administración autonómica, que «se encuentra sumida en una parálisis en cuanto a la gestión de personal». Deficiencias que padecen tanto los propios trabajadores «como los asturianos de todo tipo que acuden a las dependencias administrativas o bien son internos en cualquiera de sus centros asistenciales». A su juicio, «la falta de personal, la no cobertura de las vacantes de todo tipo y la destrucción de puestos de trabajo están estrangulando a la Administración».

Para dar a conocer sus reivindicaciones, realizaron ayer una protesta conjunta por las calles de Oviedo, que desembocó ante la Junta General. Fue una acción que pretenden repetir, como mínimo, una vez al mes «en defensa de nuestros derechos y del servicio público». En estos términos se pronunció el coordinador de Administración autonómica de CSI, Miguel Ángel González: «Llevamos años acumulando afrentas y recortes». Una de sus reivindicaciones es la recuperación de la jornada laboral de 35 horas semanales «porque el aumento supuso la destrucción de muchos puestos de trabajo», aseguró. Aún fue más lejos en su percepción: «Hay servicios que se prestan por los pelos».

A estos problemas generales, «se unen infinidad de conflictos en casi todas las consejerías y organismos» del Principado. Entre ellos, «la caótica gestión» del Servicio de Emergencias (Sepa). Los bomberos, que mantienen sus protestas semanales, se unieron a las concentraciones de los empleados públicos.

«Seguimos pidiendo que se cubran todas las vacantes. Hay muy poco personal nocturno y es un problema para cubrir las dotaciones mínimas», indicó Manuel Sordo, miembro del comité de empresa de Bomberos de Asturias. Denunció, asimismo, que los efectivos hacen horas extra «ilegales», a pesar de existir una sentencia contraria a esta práctica ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). «Exigimos que 96 compañeros estén en el turno de 24 horas para garantizar la seguridad», señaló.