El Comercio

Un jabalí provoca un accidente en la autovía del Cantábrico en Llanes

El jabalí, tendido sobre el asfalto de la autovía del Cantábrico.
El jabalí, tendido sobre el asfalto de la autovía del Cantábrico. / J. J. BARBÓN
  • «Salió como una bala y el impacto no fue a mayores porque iba yo solo por la carretera», relata el conductor que arrolló al animal

Un jabalí de mediano tamaño -de unos «treinta o cuarenta kilos», calcula Juan José Barbón- provocó el pasado fin de semana un accidente de tráfico en la autovía del Cantábrico (A-8), a su paso por el concejo de Llanes. Ocurrió el sábado, en torno a las once y media de la noche. Barbón y su mujer viajaban en dirección a Oviedo cuando, de repente, el animal «salió como una bala». A 120 kilómetros por hora, apenas pudo reaccionar. «Pisé el freno a fondo y sujeté el volante para no dar bandazos». Su vehículo, un Peugeot 208, arrolló al jabalí y sufrió importantes daños materiales, pero el impacto «no fue a mayores porque iba yo solo por la carretera», cuenta el lavianés.

La última reforma de la Ley de Tráfico hace al conductor responsable de este tipo de accidentes, salvo que en la zona hubiera una batida de caza el día anterior, la Administración desatendiera el cuidado de los cierres u olvidase señalizar el riesgo de encontrarse animales en la calzada. La medida entró en vigor en 2014.

Debido al carácter cerrado de la vía, Juan José Barbón está ahora pendiente de una reunión con el tramitador del seguro para ver si reclama los costes de la reparación del vehículo a la Administración responsable del correcto vallado de la autovía.