El Comercio

Matrimonios más sólidos

  • 2015 se cerró con 218 rupturas menos que el año anterior

  • En total se produjeron 2.389 separaciones, nulidades y divorcios en la región, lo que supone un descenso del 8,3%

2015 fue un año de menos rupturas matrimoniales que el anterior en Asturias. Así se desprende del último informe de nulidades, separaciones y divorcios hecho público ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El mismo recoge que en el pasado ejercicio fueron 2.389 los matrimonios asturianos que se rompieron, lo que supone un descenso del 8,3% respecto a 2014, cuando hubo 218 rupturas más. Este dato contrasta con el repunte del 10,4% registrado durante dicho año respecto a 2013.

Según señala el INE, el Principado registró un total de 2.264 divorcios a lo largo de 2015. Una cifra sensiblemente menor a la del periodo anterior, cuando se produjeron 2.456 disoluciones de matrimonio. Esto supone un descenso del 7,8% de los divorcios en el último año en la región.

Atendiendo a las separaciones -interrupción de la vida conyugal por conformidad de las partes o fallo judicial, sin que quede extinguido el vínculo matrimonial-, en 2015 se produjeron 125, frente a las 149 registradas en 2014. Esto supone un descenso del 16% respecto al anterior ejercicio, una bajada aún más acusada que en el caso de los divorcios.

Por último, en 2015 el Principado no registró ninguna nulidad o invalidación de un matrimonio, mientras que en 2014 sí que se produjo una.

Pese al notable descenso de las rupturas matrimoniales experimentado por la región durante el último año, Asturias sigue registrando una tasa de 2,3 nulidades, separaciones y divorcios por cada mil habitantes, lo que nos sitúa una décima por encima del promedio nacional.

Los divorcios en España bajaron un 4,2% en 2015 hasta situarse en 96.562 disoluciones matrimoniales. Además, la custodia compartida de los hijos fue otorgada en el 24,6% de los casos. El 75,9% de los divorcios fueron de mutuo acuerdo, mientras que el 24,1% restante fueron contenciosos.

Cataluña, a la cabeza

Cataluña, con una tasa del 2,6 por mil habitantes, Cantabria y Canarias (2,4 en ambos casos) y la ciudad autónoma de Melilla (2,4) están a la cabeza de las disoluciones matrimoniales, según los datos del INE.

En total, durante el pasado ejercicio se produjeron 101.357 casos de nulidad, separación y divorcio, lo que supuso una tasa de 2,2 rupturas matrimoniales por cada mil habitantes. Esta cifra se traduce en un descenso del 4,3% respecto al año anterior. Además de la caída en divorcios, las separaciones bajaron un 7,6% a lo largo de 2015. Concretamente se produjeron 4.652 casos, de los que el 86,3% fueron separaciones de mutuo acuerdo y el 13,7% restante, contenciosas.

Por el contrario, el numero de nulidades aumentó un 27,4% hasta alcanzar las 144. En este caso, según precisaron a Europa Press fuentes del INE, se incluyen tanto las nulidades eclesiásticas como las registradas en cualquier juzgado.