El Comercio

«No habría ocurrido si la variante estuviese abierta», reprocha Belén Fernández

Labores de reparación del tren descarrilado.
Labores de reparación del tren descarrilado. / EFE
  • La consejera ve «sangrante que a estas alturas del siglo XXI tengamos que padecer las penurias de una infraestructura del XIX»

En un tono crítico, la consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, la socialista Belén Fernández, reclamó ayer al Gobierno de Mariano Rajoy -ahora en funciones- «unas infraestructuras ferroviarias del siglo XXI para Asturias, que evitarían accidentes como el ocurrido en Lena».

Este siniestro, continuaba la responsable regional, «nos obliga a recordar que el clamor social y político en defensa de la apertura de la variante de Pajares está muy justificado, y no solo por ahorrar tiempo en los viajes o contribuir a la economía regional, sino también por razones de seguridad». En su opinión, «si la variante estuviera abierta y en servicio, un accidente así no tendría por qué haberse producido».

El suceso se produjo en la noche del viernes, cuando un Alvia procedente de Barcelona con destino Gijón y 78 pasajeros a bordo se salió de la vía cuando descendía por la rampa de Pajares.

Fernández considera «sangrante que a estas alturas del siglo XXI tengamos que padecer las penurias de una infraestructura del siglo XIX», por lo que reiteró que tanto el Gobierno autonómico como toda la comunidad «queremos unas infraestructuras y una seguridad acordes al tiempo en que vivimos. Estamos cansados de los retrasos en torno a la variante y de las excusas políticas para justificarlos». Por ello, planteó al Gobierno central, «una vez más, alto y claro, que en Asturias necesitamos la variante de Pajares y la queremos ya».

La responsable de Infraestructuras se felicitó, sobre todo, por el hecho de que no se hubieran producido víctimas ni heridos de consideración, ni entre los viajeros ni entre los trabajadores, en el accidente registrado en el túnel de Loma del Asno, ubicado entre las estaciones de la población leonesa de Busdongo y la del pueblo de Pajares, en el concejo de Lena. «Por suerte, gracias probablemente a la baja velocidad, el percance se ha quedado en una alarma».

Tanto la Consejería de Infraestructuras como el Consorcio de Transportes de Asturias se pusieron a disposición de Renfe para ofrecer la máxima cooperación y permanecer informados de la situación en el tramo afectado.