El Comercio

Sebastián Medina, en la entrada del IES Fernández Vallín, de Gijón, donde realiza su año como funcionario en prácticas.
Sebastián Medina, en la entrada del IES Fernández Vallín, de Gijón, donde realiza su año como funcionario en prácticas. / DAMIÁN ARIENZA

«No soy mejor docente por tener plaza»

  • «No pagar a los interinos la evaluación docente es un agravio comparativo. A igual trabajo, igual salario»

  • Sebastián Medina Presidente de la Asociación de Docentes Interinos de Asturias (ADIA). Deja ahora el cargo

En el año 2012, la entonces consejera de Educación del Principado, Ana González, propuso no pagar las vacaciones a los docentes interinos para ahorrar unos cuantos millones de euros. Fue la gota que colmó el vaso y el paso definitivo para que cientos de profesores sin plaza fija, que hasta entonces se mantenían en contacto en redes sociales y ya se habían movilizado de forma conjunta en alguna ocasión, decidieran agruparse. Nació así la Asociación de Docentes Interinos de Asturias (ADIA). Como ellos mismos admiten, existía la «necesidad de unirse para defender nuestros derechos».

Al frente de ADIA ha estado durante dos años y medio Sebastián Medina. Pero lo que le da autoridad para hablar de la situación de los interinos no es haber sido la cara visible y portavoz del colectivo, sino haber trabajado durante 22 años sin plaza, periodo en el que ha dado clases en ocho centros distintos de Asturias, desde Cangas de Onís hasta Avilés pasando por la comarca del Nalón, Oviedo y Piedras Blancas. Su situación ha cambiado, y mucho, tras las últimas oposiciones.

Antes de nada, enhorabuena. Ha conseguido plaza fija. ¿Después de cuánto tiempo?

Llevo trabajando como interino desde 1994. Y en mi especialidad, Sistemas Electrónicos y Automáticos, de Formación Profesional, no se convocaban plazas desde el año 2000. Dieciséis años sin oposiciones.

¿Qué se siente al conseguir plaza después de tanto tiempo, además de alegría?

Eso por supuesto. Pero no tan desbordante como pensé que iba a ser. Es una sensación extraña, estás en una nube en la que aún no te crees la situación. Yo creo que no me daré cuenta del todo hasta que no empiecen los procesos que afecten al resto de interinos y yo ya no esté ahí. Desde luego, no soy mejor docente ahora de lo que era antes. Por supuesto, tampoco peor.

¿Por qué lo dice? ¿Cree que se pone en duda la calidad de la enseñanza de los interinos?

En algunas ocasiones, sí.

En todos los años que trabajó como interino, ¿hubo cambios?

Hubo diferentes acuerdos y se fue evolucionando poco a poco a mejor, pero siempre con cosas por conseguir. Y, ahora, lo que todos deseamos es un nuevo acuerdo de interinos.

Lo han pedido tanto...

En realidad lo ha solicitado toda la ciudadanía, porque la Junta General del Principado aprobó una proposición no de ley apoyada por todos los grupos, menos el PSOE, en ese sentido. Pero no están haciendo caso.

¿Qué es lo peor de ese acuerdo?

Lo ocurrido en las últimas oposiciones. Gente que no se pudo presentar al examen por causas de fuerza mayor que no están recogidas en el acuerdo y que es expulsada de la bolsa. Además, hay que intentar valorar más a los interinos de Asturias en las oposiciones, como sí se hace en otras comunidades.

Estas oposiciones, como casi todas, no han estado exentas de polémicas. Esos casos que comenta, pruebas difíciles, diferencias de criterios entre tribunales... ¿Cómo se vive desde dentro?

Unas oposiciones se viven con mucha tensión, es mucho lo que se juega cada uno. Durante el proceso estás un poco al margen de todo lo demás. Es al finalizar cuando te enteras de todo lo que les ha pasado a los compañeros y ves los errores.

¿Qué habría que mejorar?

Lo principal es que la fecha fijada sea la misma que en el resto de comunidades para evitar el efecto llamada, sobre todo en las especialidades que no se convoquen en el resto. Que los exámenes no coincidan con evaluaciones, como sucedió, y que los criterios de evaluación se publiquen con anterioridad. También habrá que unificar lo máximo posible criterios entre tribunales. Este año anunciaron que iban a revisar los exámenes prácticos, con lo que están reconociendo que no se ajustaban al tiempo que habían dado.

Muchos interinos pasan cursos cambiando de centro, algunos a muchos kilómetros de su casa. ¿Ha vivido esas situaciones?

Por suerte, no. Por mi situación en la lista solía saber con antelación qué plaza podría solicitar. Pero claro que conozco compañeros que han vivido y viven eso.

¿Cambian las reivindicaciones sin plaza o con ella?

Hay reivindicaciones que entendemos que deben ser conjuntas. Por ejemplo, en Secundaria, la vuelta a las 18 horas docentes. Eso afecta a todo el colectivo, interinos o no, y supone una mejora de la educación. Pero sí hay diferencias. Los interinos son los últimos que llegan a los centros y lo tienen más difícil a la hora de elegir grupos y horarios. Ha ocurrido siempre, es difícil de cambiar.

Vacantes

Aunque usted ya lo vea desde el otro lado, ¿qué luchas tienen por delante los interinos?

Ahora mismo está sucediendo una cosa extraña, por ejemplo. En las convocatorias ordinarias de interinos siguen saliendo plazas vacantes. En estos casos, hay comunidades que ofrecen un sistema de mejora: si un interino pidió una plaza peor y ahora sale una vacante que le hubiera correspondido, puede solicitarla.

Por contra, acaban de ganar una batalla importante: dice el Tribunal Europeo que tienen derecho a acceder a la evaluación docente.

Hay una máxima muy clara: a igual trabajo, igual salario. Cumplimos exactamente los mismos requisitos que cualquier funcionario de carrera. Es un agravio comparativo. Porque lo único que se pide es la antigüedad; el resto de cuestiones los interinos también las cumplen. Hablamos de un plus de unos doscientos euros en Secundaria y más de cien en Primaria. Es importante.

¿Solicitó usted sumarse a la evaluación?

Sí. Me excluyeron, como a todos. El año pasado presenté recurso de alzada, pero no fui al contencioso. Y este año, con el tema de las oposiciones, se me pasó el plazo para recurrir. Ahora la cuestión es ver qué hacen, cómo lo implantan, si es que lo hacen. ¿Para todos? ¿Solo para los que fueron al contencioso? El año pasado presentaron reclamaciones unos 600 interinos por esta cuestión.

En cuanto a la tasa de interinidad en Asturias...

Debería estar en tasas inferiores al 10%, mientras ahora está por encima del 25%. Se había marcado, de hecho, un periodo transitorio para conseguirlo. Pero con la tasa de reposición tan baja no solo no se rebajó sino que ha aumentado.

¿Qué otras batallas hay pendientes?

La principal, para todos, volver a las 18 horas. También hay que solucionar el tema de las itinerancias, que se pague a los compañeros que las hacen de forma correcta...

¿Y la LOMCE?

Ahí hay mucho que trabajar. Aún no está claro si va a haber reválidas. Desde luego, en cuanto al sistema, no parece un buen recurso para la mejora de la enseñanza. Que además condicione si un alumno puede o no titular es bastante triste.