El Comercio

Radiología pide un protocolo que evite la petición de pruebas «innecesarias»

  • El jefe de servicio de este servicio en el HUCA denuncia que los médicos de atención primaria y los especialistas solicitan «muchas más pruebas» de las que debieran

El jefe de servicio de Radiología HUCA, Faustino García Arias, ha urgido hoy la concepción de un protocolo en la sanidad pública asturiana para reorganizar el sistema de petición de pruebas radiodiagnósticas para evitar las solicitudes "innecesarias" que aumentan las listas de espera en la región.

García Arias, que ha intervenido en la Comisión parlamentaria de investigación sobre las listas de espera en la sanidad asturiana, ha señalado que en muchos casos los médicos de atención primaria y los especialistas solicitan "muchas más pruebas de las necesarias", en muchos casos por "la presión a la que son sometidos por sus pacientes".

En relación a este protocolo de actuación, que presentó hace un año cuando realizó el plan de gestión de su departamento, ha indicado que sería pertinente que los médicos pudieran trabajar en una aplicación informática "fácil de usar" en la que se les indique la idoneidad de su petición, ya que, a veces, no se corresponde con la patología presentada por el usuario, ha indicado.

Ha precisado que la aplicación no aceptaría la petición del medico para el servicio radiología si esta prueba no es la indicada para la patología que presenta el paciente, aunque ha indicado que se debería dejar la posibilidad de saltar este sistema en casos determinados. "Estamos vendidos los radiólogos en cuanto a las lista de espera", ha subrayado el jefe de este servicio, que ha indicado que hay una demora de dos meses para las pruebas de escáneres mientras que para las resonancia el tiempo es mayor, de un año en los casos de problemas lumbares que no sean preferentes.

Ha valorado que la administración asturiana derive pacientes a centros concertados cuando "las maquinas de radiología del HUCA no den abasto" y que haya comenzado la cooperación en la realización de las pruebas diagnósticas dentro de la red de hospitales públicos. Ha señalado que la eventualidad entre la plantilla del servicio alcanza un 30 por ciento, ya que de los 45 médicos 16 son interinos y dos eventuales.

El doctor ha indicado que en el mes de agosto había unos 5.700 pacientes en la lista de espera para la realización de una resonancia magnética y nos 160 usuarios para citar en ecografía.

Ha señalado que unos de los problemas de la saturación del servicio es que el HUCA es el único hospital de Asturias preparado para hacer pruebas "muy complejas" como la realización de escáneres en los niños a través de la sedación.

Para García Arias, una de las causas por el aumento de la lista de espera es por el "egoísmo" de muchas personas que quieren ver solucionado su problema de forma instantánea, una situación que ocurre también en muchas clínicas privadas.

El jefe de servicio se ha mostrado conforme con la dotación máquinas de diagnóstico que cuenta el HUCA que funcionan "sin parar desde las 8:00 a las 22:00 horas", aunque ha reconocido que todo es "mejorable". Ha reconocido que una mayor equipación y más personal mejoraría la situación pero conllevaría un coste mayor para la administración sanitaria, y no se ha mostrado partidario de la realización de pruebas nocturnas, ya que, entre otros ejemplos, ha apuntado que no se puede pedir a un hombre mayor de fuera de Oviedo que venga a las tres de la mañana a hacer una prueba por culpa de una rodilla.