El Comercio

Las dos esculturas llevan 46 años dando la bienvenida a los visitantes del Real Sitio.
Las dos esculturas llevan 46 años dando la bienvenida a los visitantes del Real Sitio. / JUAN G. LLACA

Betanzos reclama los leones de Covadonga

  • Las esculturas fueron vendidas en 1970 por 500.000 pesetas

  • El alcalde de la localidad gallega pide la mediación del Arzobispado de Santiago para recuperar las piezas, que formaban parte de un parque local

El alcalde de Betanzos, Ramón García Vázquez, reclama los monumentales leones que su ayuntamiento vendió en 1970 al Santuario de Covadonga por 500.000 pesetas. Además busca aliados para su causa en la Iglesia y por ello ha pedido la mediación del arzobispo de Santiago, Julián Barrio, para mantener una reunión con responsables de la diócesis de Oviedo sobre este asunto.

El regidor gallego quiere recuperar las imponentes piezas para que vuelvan a dar la bienvenida a los visitantes de un parque local, El Pasatiempo, unos jardines construidos a finales del siglo XIX por el indiano Juan García Naveira donde las fieras de mármol fueron durante décadas las estrellas.

En Asturias el Arzobispado de Oviedo asegura que no sabe nada sobre esta reclamación patrimonial y el abad de Covadonga, Juan José Tuñón, se ha posicionado ya en contra del posible regreso de los leones a tierras gallegas: «Están muy bien donde están. Forman parte del paisaje emblemático de Covadonga».

Los imponentes felinos que desde hace 46 años embellecen el entorno de la Santa Cueva de Covadonga tienen su origen en un viaje a Roma que hizo este indiano gallego en 1899. Allí quedó impresionado en el Vaticano por la tumba del papa Clemente XIII, vigilada por dos leones. García Naviera encargó a un escultor italiano una réplica de los animales del mausoleo neoclásico, obra de Antonio Cánova. El traslado de las esculturas a Betanzos provocó importantes quebraderos de cabeza en la época . El enorme peso de los mármoles exigió incluso que se reforzara el puente por el que hicieron su entrada a la localidad coruñesa.

Adquiridos por García Lomas

Su llegada al Real Sitio fue posible gracias a la decadencia que se adueñó de la finca El Pasatiempo una vez finalizada la Guerra Civil. Un declive que fue deteriorando los jardines de Betanzos y todo lo que en ellos se exponía. De esta forma, un hijo del indiano y filántropo, Juan Jesús García Iribarne, accedió a venderlos en 1970 al arquitecto Javier García Lomas que por aquel entonces estaba rematando la última gran reforma del Santuario y su entorno. Los leones adquiridos por García Lomas sustituyeron a unos pilones de piedra diseñados por el arquitecto Federico Aparici, los cuales fueron trasladados a El Repelao.

No es la primera vez que la localidad gallega intenta recuperar los monumentales leones. En 2010 los vecinos emprendieron una recogida de firmas para recuperar las piezas. El alcalde de Betanzos defiende el 'rescate' de las dos figuras emblemáticas para devolverle su antiguo esplendor al parque de El Pasatiempo, uno de los símbolos de la ciudad coruñesa. García Vázquez sabe que afronta una empresa difícil y no aclara tampoco qué oferta está dispuesto a hacer a la diócesis de Oviedo para conseguir las dos esculturas.