El Comercio

Docentes interinos, en el proceso de oposiciones de junio.
Docentes interinos, en el proceso de oposiciones de junio. / LORENZANA

Los juzgados madrileños igualan el despido de eventuales y fijos

  • El Tribunal Superior de la región asume el fallo de la UE que insta a pagar a un empleado público sustituto el finiquito de 20 días por año trabajado

El mercado laboral se enfrenta a uno de los cambios más relevantes de los últimos años si los jueces comienzan a aplicar el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en el que se asimilan las condiciones del despido de los interinos con los del resto de trabajadores. Este órgano jurídico ha hecho suyo el argumento del Tribunal de la Unión Europea dictado el pasado 14 de septiembre a favor de los empleados que realizan sustituciones en materia indemnización.

Por ahora, esta interpretación laboral solo se comenzará a aplicar en el caso de los tribunales madrileños, donde el TSJM tiene jurisdicción. No obstante, los magistrados de otras comunidades autónomas pueden valerse del fallo, que podría llegar a generalizarse en la práctica por la acumulación de sentencias en este sentido; o porque algún caso llegue al Tribunal Supremo, desde donde se fijaría criterio para todo el país.

El Tribunal Superior de Madrid defiende el derecho de una trabajadora interina del Ministerio de Defensa a percibir una indemnización calculada sobre la base de 20 días por año trabajado. Exactamente lo que le correspondería a un empleado indefinido despedido por causas objetivas, que son las que rigen en estas circunstancias. De esta forma, el finiquito queda fijado en los 6.141 euros tras siete años concatenando contratos, frente a la negativa del ministerio a abonar cantidad alguna por parte cuando se liquidó la relación laboral, como ocurría entre los interinos.

La justicia hace así suya la interpretación del tribunal con sede en Luxemburgo, cuyos miembros dictaron una sentencia el pasado 14 de septiembre en la que indicaba que no se podía discriminar a los trabajadores temporales de los indefinidos al romperse su relación laboral con las empresas.

Este conflicto laboral se remonta al año 2012, cuando la empleada de Defensa fue despedida después de siete años de interinidad en sustitución de una liberada sindical. Al regresar ésta a su puesto, la demandante fue despedida sin la indemnización, lo que le llevó hasta el TJUE que finalmente le ha dado la razón. Tras conocer el fallo, el Ministerio de Empleo reconoció ayer que estudia la sentencia para lograr su «encaje» en el ordenamiento jurídico español. Y tiene la intención de buscar «una solución dialogada» con los agentes sociales, comunidades autónomas y los partidos políticos. «Es una decisión que trasciende a un Gobierno», ha indicado la ministra en funciones, Fátima Báñez, al referirse al cambio que habría que hacer en el Estatuto de los Trabajadores -que data de 1980- para igualar las condiciones de interinos y el resto de empleados. En Asturias, CC OO ha iniciado una campaña de asesoramiento jurídico y sindical para ayudar a los trabajadores temporales a reclamar la reconversión de su contrato laboral temporal irregular o la condición de indefinido no fijo en el caso de los eventuales irregulares de la Administración Pública, y una mayor indemnización por la finalización de sus contratos.