El Comercio

El arzobispo carga contra las leyes que «reabren heridas»

El arzobispo de Oviedo, durante una misa en la catedral.
El arzobispo de Oviedo, durante una misa en la catedral. / ÁLEX PIÑA
  • Sanz Montes ensalza la figura de los 'Mártires de Nembra', que serán beatificados mañana en la catedral de Oviedo

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sánz Montes, cuestiona las leyes «que reabren las heridas» en una carta pastoral difundida en la víspera de que Asturias acoja la primera beatificación de su historia, la del sacerdote Genaro Fueyo Castañón y los laicos Antonio González Alonso, Isidro Fernández Cordero y Segundo Alonso González, conocidos como los 'Mártires de Nembra'. «Se podrán escribir panfletos, rodar películas, vociferar en tertulias y dictar leyes que reabren las heridas, pero todo eso caduca con el implacable paso de los días cuando lo que se dice, se escribe o se filma no hace las cuentas con la verdad», afirma.

Según el prelado ovetense, «al final solo quedan los nombres laureados con la corona de la santidad y la palma del martirio» para unas personas cuyos familiares y amigos todavía viven y que tuvieron que expresar su fe «pagando el alto precio de su propia vida».

Para el arzobispo de Oviedo no se trata de «un tipo de víctimas que sucumben sin más por el odio ante la raza o la cultura, la clase social o la afiliación política» sino de personas «que entregan la vida pudiéndose quedar con ella, en un gesto de suprema libertad».

A su juicio, «la historia cristiana de España relata una historia paradójica también en la carne de sus mártires» que entre 1934 y 1939 «fueron víctimas de una terrible confusión, una persecución enloquecida, una represión que en nombre de la libertad se trocó en liberticida».

Gratitud y reconciliación

Según el prelado, cuando la Iglesia los beatifica «no relata el escarnio de mofa y befa que sufrieron antes de morir, ni se quiere reconstruir aquel terrible escenario, ni siquiera se pronuncia el nombre de los verdugos, sus enseñas y sus siglas» sino que busca «el reconocimiento de la gratitud y la reconciliación».

«No se les encontró en sus hábitos y ropas un carné de partido porque nunca militaron en política, ni armas defensivas quienes eran instrumentos de paz rendida (...) ni siquiera una resistencia legítima que hubiera podido resolver la tragedia con una comprensible huida», añade.

La beatificación se celebrará mañana en la Catedral de Oviedo y estará presidida Angelo Amato, cardenal Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, que hizo público en enero la aprobación por el Papa de los Decretos de Martirio.

Tras la ceremonia, a la que acudirán los obispos de la provincia eclesiástica de Oviedo (Santander, Astorga y León), familiares de los asesinados y representantes de la Adoración Nocturna, a la que pertenecían, la diócesis pasará a tener una fiesta más, la del 21 de octubre, en memoria de los 'Mártires de Nembra'.