El Comercio

Asturias, quinta comunidad en promover el uso de desfibriladores

  • Centros comerciales, instalaciones deportivas y salas de ocio y de espectáculo estarán obligadas a disponer de estos equipos que contribuyen a restablecer el ritmo coronario ante una parada cardíaca

Centros comerciales, instalaciones deportivas y salas de ocio y de espectáculo estarán obligadas en Asturias a disponer de desfibriladores, equipos que contribuyen a restablecer el ritmo coronario ante una parada cardíaca y cuyo uso pueden resultar crucial para la supervivencia de una persona. También deberán contar con estos aparatos las estaciones de autobuses y trenes, además de aeropuertos y terminales portuarias. La Consejería de Sanidad ha elaborado un decreto para regular la instalación y uso de desfibriladores externos portátiles en ámbitos no sanitarios. La normativa, que ayer fue publicada en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA), obligará a empresas y entidades tanto públicas como privadas, a dotarse de este tipo de aparatos con los que, según la Sociedad Española de Cardiología, podrían sobrevivir hasta el 75% de las personas que ahora fallecen por culpa de un infarto extrahospitalario.

Asturias se convierte así en la quinta comunidad autónoma en regular y promover el uso de desfibriladores fuera del ámbito sanitario. El camino fue iniciado por Andalucía y seguido por Canarias, Cataluña y Euskadi. El nuevo decreto deroga la normativa de 2006 que solo regulaba la formación y la utilización de desfibriladores. Según informó ayer la Consejería de Sanidad, las empresas y entidades afectadas disponen de un plazo de doce meses para cumplir la normativa. La instalación de estos equipos será obligatoria en centros comerciales, individuales o colectivos de más de 2.500 metros cuadrados, instalaciones de transporte y centros deportivos de más de 500 usuarios.