El Comercio

El Principado exige que las ayudas por la crisis láctea lleguen a las cooperativas

Los ganaderos mostraron carteles en los que pedían la dimisión de la consejera.
Los ganaderos mostraron carteles en los que pedían la dimisión de la consejera. / MARIO ROJAS
  • La consejera María Jesús Álvarez informó en la Junta de que el Gobierno central excluyó a los ganaderos asturianos de estas subvenciones

El Principado ha exigido al Gobierno de la nación que incluya a los ganaderos asturianos integrados en cooperativas en el reparto de las ayudas de la Comisión Europea para paliar la crisis de precios del sector lácteo. Esas subvenciones alcanzarían los 14,6 millones de euros. Así lo informó ayer la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, en su comparecencia en el pleno de la Junta General y apuntó que el ministerio remitió anteayer a la consejería «un documento en el que se excluye a las cooperativas de estas ayudas».

La consejera, que aseguró haber reclamado que también se tenga en cuenta a las pequeñas explotaciones y a la actividad ganadera en zona de montaña, apuntó que su departamento ha puesto en marcha medidas por más de 34 millones de euros para apoyar a los sectores lácteo y agroalimentario.

El PP ve «ensañamiento»

En la misma sesión plenaria, Álvarez defendió la política de su departamento en materia de acotamiento de terrenos quemados y apuntó que la Ley de Montes «se está aplicando de manera equilibrada, tratando de no causar perjuicio a los ganaderos, pero buscando cumplir la normativa». Y añadió que actualmente están acotadas 3.500 hectáreas destinadas al pastoreo.

El diputado del PP Luis Venta calificó de «ensañamiento y provocación» la actitud del Ejecutivo regional con los ganaderos asturianos y aseguró que «solo se precisa voluntad política para paralizar estos acotamientos». Por ello, el popular recuperó una conocida fórmula para pedir la dimisión de la consejera: «Váyase señora Álvarez, porque es lo mejor para Asturias y para el sector». La consejera, que reconoció «problemas», aseguró que «no hay soluciones mágicas».

Por otro lado, María Jesús Álvarez informó de la tasa de prevalencia de la tuberculosis bovina en Asturias y la situó en el 0,28%, muy por debajo de la media nacional, que es del 2,8%.

Al debate parlamentario acudió un grupo de ganaderos con carteles que decían 'María Jesús: dimisión'. El presidente de la Junta les tuvo que advertir de que no expresaran su conformidad o disconformidad con lo debatido.