El Comercio

Docentes durante las oposiciones de Primaria del año pasado.
Docentes durante las oposiciones de Primaria del año pasado. / PALOMA UCHA

La batalla definitiva de los interinos

  • 2.800 profesores eventuales han iniciado el curso en Asturias. Sus diferencias respecto a otras comunidades son importantes

  • Docentes sin plaza consiguen un amplio respaldo político y sentencias que apoyan sus reivindicaciones

Nunca han dejado de reivindicar, de exigir, de pedir mejoras. Han librado continuas batallas: por la organización de las oposiciones, por el cobro del verano, por las especialidades... Pero ahora parece que están librando la definitiva. No solo tienen un amplio respaldo sindical y político (todos los grupos con representación en la Junta General del Principado, excepto el PSOE, aprobaron una Proposición no de Ley exigiendo la negociación de un nuevo acuerdo de interinos). Ahora también tienen el de los tribunales. Y por partida doble. Por un lado, el Tribunal Europeo ha admitido la irregularidad que supone excluir a los interinos de la evaluación docente, un mecanismo que permite a los docentes cobrar un plus después de cinco años de antigüedad y cumpliendo determinados objetivos. Por otro, tribunales españoles están empezando a aplicar otra directriz marcada desde Europa: el derecho a equiparar las condiciones de despido de los interinos a las de los indefinidos. Esta última cuestión no afecta solo a los profesionales de Educación, sino a todos, evidentemente.

Así las cosas, todo parece a su favor. A favor de esos 2.800 profesores sin plaza fija que han iniciado el curso en Asturias y que permiten completar las plantillas de los centros, tanto de Primaria como de Secundaria. 2.800 personas que suponen casi un 25% del total del cuerpo docente asturiano. Los sindicatos creen que se avecina una avalancha de demandas y reclamaciones por uno u otro motivo. Pero muchos de ellos se encontrarán con el 'no' de la Administración.

Transferencia de competencias

No, para empezar, a cambiar el acuerdo de interinos, aunque todos los partidos apoyen una nueva negociación. El acuerdo vigente (que lo seguirá estando mientras el Principado no admite abrir nuevas vías) fue firmado en 2014 por UGT y por ANPE con la consejería. Aunque hay que remontarse más atrás para comprender toda la situación. Las primeras comunidades autónomas que asumieron las competencias en Educación organizaron a su modo sus listas de interinos. En la mayoría de los casos las ordenan utilizando como criterio preferente la antigüedad del docente, es decir, los años que ha trabajado para la Administración. De hecho, hasta 1994 era así para todo el territorio: orden por antigüedad y otros méritos (la formación académica y permanente). No se consideraba de ninguna forma la nota obtenida en los procesos selectivos. Esto es, no influía para nada en su posición en la bolsa la nota de las oposiciones. En muchos casos ni siquiera estaban obligados a presentarse a las mismas para continuar en la lista.

Aquel año, en 1994, el Ministerio de Educación y Ciencia y el sindicato ANPE firmaron un acuerdo en el que la nota obtenida en cada una de las pruebas de la oposición pasaba a jugar un papel relevante. Las comunidades que asumieron las competencias después adoptaron aquel acuerdo. Cuando en el año 2000 concluyó el proceso de asunción de competencias (salvo Ceuta y Melilla), cada comunidad empezó a negociar sus propios acuerdos, pero partiendo siempre de la base de aquel primero.

Ese es, por tanto, el origen. Así las cosas, en Asturias, los interinos son 'colocados' en la lista en base a estos criterios: el 40% de la puntuación procede de la experiencia; otro 40%, de la nota de la oposición, y el 20% restante, a formación. Al estar igualadas experiencia y nota, eso facilita que gente sin años trabajados se pueda situar por delante de docentes con muchos años en las aulas, por la calificación de las pruebas selectivas. En el otro extremo, por ejemplo, Ceuta y Melilla, donde la experiencia cuenta un 70%. En Murcia, el 60%. En Castilla y León, el 55%. En esta última, la nota de la oposición solo supone un 25% del baremo. En el País Vasco, Galicia, Andalucía, Valencia, Cataluña y Baleares la lista se sigue organizando única y exclusivamente por antigüedad.

Todos estos datos están recogidos en un detallado estudio elaborado por el sindicato Suatea, que fue presentado en unas jornadas sindicales y que ahora será publicado. En algunas comunidades incluso tienen pactos de estabilidad para los interinos mayores de 55 años, como en Canarias y Andalucía, donde se les comprometen contratos hasta la jubilación e incluso reducción horaria. Las diferencias en el territorio, por lo tanto, son muchas.

«Inestabilidad y rotación»

La situación que hay en Asturias, explica Isabel González, de Suatea, supone «mucha inestabilidad y rotación». Eso, además de «abrir la puerta a que venga mucha de gente de fuera a trabajar, mientras que los asturianos lo tienen muy complicado para acceder a las listas de otras comunidades». De hecho, los territorios vecinos no son 'fáciles' para los interinos propios. En Galicia el orden es solo por antigüedad, igual que en el País Vasco. En Castilla y León pesa mucho más eso que la nota de la oposición. Y en Cantabria, la bolsa para cubrir vacantes es cerrada.

Estas son algunas de las cuestiones que a muchos sectores les gustaría cambiar en el acuerdo de interinos. Eso, además de regular las situaciones de fuerza mayor que pueden impedir a un aspirante presentarse al proceso selectivo. Fue lo que sucedió en la última convocatoria, cuando se comprobó que la anulación de un vuelo puede suponer que te quedes sin trabajo. Pero, por el momento, no hay muchás en la parte de los tribunales tengan más suerte los docentes sin plaza que trabajan cada año en Asturias.