El Comercio

El precio de la tierra sube un 30%

Vacas de asturiana de la montaña y caballos, en una campa situada a 1.100 metros de altura.
Vacas de asturiana de la montaña y caballos, en una campa situada a 1.100 metros de altura. / M. M. C.
  • El Ministerio de Agricultura resalta que se debe a la apreciación de los prados naturales de secano, lo que es signo de mejoría económica

  • El valor medio en la región pasó de 7.893 a 10.315 euros la hectárea en 2015

La 'Encuesta de precios de la tierra 2015', publicada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, resalta el fuerte incremento de los precios medios registrados en Asturias durante el año pasado, al pasar de 7.893 euros la hectárea, en 2014, a los 10.313. Eso significa un incremento del 30,7%, cuando la media nacional fue del 3,2%. El informe asegura que esa subida se debe a «la apreciación de los prados naturales de secano», que pasaron de un precio de 10.593 euros la hectárea -estable entre los años 2011 y 2014- a 14.500 en un solo año, un encarecimiento del 36,9%.

Este encarecimiento de las tierras es, según el ministerio, un claro síntoma de recuperación económica. Según la evolución de esos precios desde 2011, durante los primeros años se depreciaron en Asturias en torno a un 0,5%, hasta llegar a 2015, cuando se registró ese impresionante incremento del 30,7%.

Los datos asturianos en cuanto a los prados naturales de secano, destinados fundamentalmente al pastoreo del ganado en zonas de montaña, son muy diferentes a los precios a nivel nacional, ya que si en 2011 la hectárea en el conjunto de España tenía un coste medio de 12.337 euros, el año pasado tenía un precio inferior, de solo 11.263 euros, es decir, un descenso del 2,1%.

Pero hay que tener en cuenta que existen 25 categorías de cultivo en las que se analiza el precio medio, si bien Asturias solo está representada en los ya referidos pastos naturales de secano. En el conjunto del país, el precio medio subió en 2915 un 3,2%, debido sobre todo al olivar de secano, pero solo lo hizo en 9 de las 18 comunidades autónomas. Los descensos más acusados fueron en Cantabria (8,8%), Murcia (6,3%) y País Vasco (4,6%), mientras que en las subidas a Asturias le siguen, aunque de forma mucho más moderada, Castilla y León (6,2%), Andalucía (5,7%), Baleares (5,2%) y Extremadura (5%).

Por contra, los cánones de arrendamiento rústico de los prados naturales de secano en 2015 fueron negativos en el Principado de Asturias, con un descenso del 11%, al pasar de los 200 euros la hectárea en 2014 a solo 178 el año pasado. Eso se puede deber a que ha habido más interés en las transacciones de terrenos que en los arrendamientos, algo que redundaría en la interpretación de una mejora económica en el sector, no sólo agrario, sino ganadero en la región, ya que, como ha quedado reflejado, estos prados se destinan específicamente al aprovechamiento por el ganado.

De los diferentes tipos de tierras de cultivo, los precios medios en el país son muy dispares, pues van de los 3.172 euros la hectárea que cuestan los pastizales de secano, es decir, también para aprovechamiento ganadero, hasta los 203.814 euros por hectárea para la producción de platanera o los 172.923 euros de los cultivos protegidos de regadío.

Los análisis de los números apuntan a una mejoría económica, pero las organizaciones sindicales agrarias nacionales toman estos resultados con mucha prudencia. Apuntan a una posible interpretación 'política' de los datos, ya que llegan a poner en duda que los análisis estén correctamente realizados. De todas formas, habrá de ser el propio sector quien dé la última palabra.

Lo que sí parece innegable es que en Asturias hay, al menos, un creciente interés por las transacciones de praderías naturales que serían dedicadas al pasto del ganado, quizá debido al imparable aumento de los forrajes, que hace que los ganaderos vean cómo se incrementan sus gastos por falta de terrenos hábiles para la alimentación de sus cabezas de ganado.