El Comercio

Los expertos cuestionan la efectividad de la política de acotamientos

  • Alegan que en ocasiones lo que hacen es impedir el paso a fincas que nunca fueron usadas para ganado

El Principado viene acotando al pasto toda superficie en la que se produce un incendio forestal. Este veto al aprovechamiento del lugar pretende evitar que los ganaderos recurran al fuego para generar pasto. La medida siempre contó con detractores en el sector primario y, en los últimos meses, con una mayoría parlamentaria que pretende cambiar la legislación regional. Ayer estaban citados en la Junta General 39 especialistas para dar su parecer. En su mayoría, los propuestos desde Podemos rebajaron la efectividad de los acotamientos, alegando que en ocasiones lo que hacen es impedir el paso a fincas que nunca fueron usadas para ganado. Y que tras un incendio los pastos que se generan son de baja calidad, por lo que tampoco despiertan mayor interés. Para prevenir el fuego, los consultados apuestan por los desbroces.