El Comercio

Un colectivo con mucho desempleo y un alto nivel de religiosidad

El Ministerio del Interior elabora periódicamente informes sobre la comunidad musulmana de origen inmigrante en el país. En el último, una encuesta con más de 2.000 musulmanes entrevistados, muestra un preocupante incremento del desempleo entre este colectivo, que pasó de suponer poco más del 17% en 2007 a superar el 50% en el último informe.

Los propios encuestados señalan que su religión constituye una primera seña de identidad del colectivo y muy mayoritariamente estiman que la religión es muy importante en su vida, prevaleciendo incluso sobre su identidad nacional. El informe de Interior señala, con todo, que la proporción que se declara religiosa y practicante es claramente superior que la de españoles que dicen lo mismo ahora, pero que prácticamente es la que presentaban los españoles hace tres décadas.

El informe también señala que la mayoría de los consultados «practican un islamismo tolerante y abierto» y «creen absolutamente inaceptable la violencia como forma de defender o difundir creencias religiosas». Entre los que llevan en el país más de cinco años, un 83% se considera adaptado a España, y entre los que llevan menos de un año, esa adaptación alcanza al 50%. Respecto a cómo se sienten tratados, el 36% afirma que se les ve con rechazo y recelo en España, mientras que en Francia es así para el 43%, y en EE UU, para el 49%.