El Comercio

El sector turístico pide fijar las fiestas en lunes para paliar la falta de puentes

Un grupo de jóvenes camina con sus maletas por la calle de Rodríguez San Pedro, en Gijón.
Un grupo de jóvenes camina con sus maletas por la calle de Rodríguez San Pedro, en Gijón. / JORGE PETEIRO
  • La región registró ayer los precios más bajos desde agosto y una ocupación mínima frente al lleno hotelero vivido durante el festivo de octubre de 2015

Entre «ha sido el mejor fin de semana del año» al «Asturias tiene los precios más bajos de los últimos cuarenta días» hay doce meses de distancia y falta un puente. El de octubre, que genera la fiesta de la virgen del Pilar. El año pasado la festividad cayó en lunes, lo que llevó al sector turístico asturiano a cerrar tres días de lleno con tasas de ocupación superiores, incluso, a las registradas en algunos festivos del verano. En el oriente confesaban que 'exportaban' clientes, ya que los establecimientos hosteleros no tenían una mesa libre. Este año, un miércoles festivo se ha traducido en bajas ocupaciones, salvadas mínimamente por algunas citas congresuales, comedores vacíos y en precios muy bajos: menos de 90 euros la habitación doble en un cinco estrellas y poco más de 50 en uno de cuatro.

Con estos mimbres, el sector turístico asturiano quiere rescatar la idea de fijar en lunes los festivos. «Sería una medida muy positiva, ya que permite una escapada vacacional que, de otra forma, no se produce si la fiesta cae, como este año, en miércoles». Así lo aseguró la hotelera gijonesa Beatriz Cimadevilla.

Ella puso el acento local a una reivindicación realizada ayer por hosteleros y hoteleros de todo el país. El proyecto del Partido Popular, convertido en promesa por Mariano Rajoy durante su investidura en 2011, de acabar con los puentes nunca se llevó a la práctica.

Vacíos de lunes a jueves

Argumentaba el Gobierno central que buscaba conjugar los derechos de los trabajadores con la competitividad de las empresas. Acabar con los puentes y aprovechar que el lunes es, según la patronal, el día de menor productividad. Sin embargo, la propuesta chocó con la oposición de los defensores de que los festivos siguieran el calendario original.

Sin embargo, los empresarios turísticos, sobre el que descarga el peso económico del país, consideran «clave» fijar en los lunes los festivos. «Sobre todo, en otoño, cuando más hay que esforzarse para desestacionalizar», explican las patronales turísticas. Para Beatriz Cimadevilla, en Asturias la situación es especialmente grave «porque la región no genera negocio entre semana. Mientras que los fines de semana lo estamos llevando mejor, los días laborales son muy duros».

Y las estadísticas de la principal central de reservas por internet, Booking, lo confirman. Si el año pasado Asturias superaba el 80% de ocupación, el inexistente puente de este octubre ha rebajado la tasa al 51%. «Hay que ser más imaginativos», asegura Cimadevilla.

Con ella coinciden portavoces de otras modalidades de alojamiento como Adriano Berdasco, presidente de la Federación de Turismo Rural (Fastur) y Tony Amieva, vicepresidente de Campings de Asturias. «Los fines de semana están resultando bien, tenemos ocupaciones como las del año pasado», argumentó Berdasco, mientras que Amieva tiene claro que la falta de puentes debe ser paliada «con imaginación y mucho trabajo. Hay que ofrecer atractivos a los turistas».

Unos atractivos que, en las últimas semanas, se han transformado en congresos. Citas en Gijón y Oviedo han servido para elevar a vacacional la tasa de ocupación de los días laborales. Una tendencia que ha continuado de viernes a domingo, con niveles de ocupación superiores al 60%.