El Comercio

17 de diciembre: OPE para radiología, anestesia, pediatría y medicina familiar

El consejero de Sanidad conversa con el diputado de Podemos y presidente de la comisión de listas de espera, Andrés Fernández.
El consejero de Sanidad conversa con el diputado de Podemos y presidente de la comisión de listas de espera, Andrés Fernández. / EFE
  • El consejero de Sanidad se compromete a celebrar antes de finales de año las primeras pruebas de la macro oposición

Ya hay fecha para la celebración de las primeras pruebas de la macro oposición sanitaria. Tal y como avanzó EL COMERCIO, el 17 de diciembre, sábado, es el día que sopesa la Consejería de Sanidad para los primeros exámenes. Salvo obstáculos de última hora, la OPE se iniciará la semana anterior a las Navidades. La convocatoria será, en principio, para cuatro especialidades. Sanidad ha optado por comenzar el proceso por las áreas con mayor carencia de profesionales. Son pediatría, medicina de familia, radiodiagnóstico y anestesia. En total, 160 plazas. El consejero de Sanidad compareció ayer en la Junta General a petición del PP para hablar de este asunto. Francisco del Busto no llegó a desvelar la fecha que su departamento sopesa, pero sí avanzó que las primeras pruebas de la OPE «se celebrarán antes de finales de año».

Los exámenes para el resto de plazas, un cómputo de 774 (252 de promoción interna), se irán convocando mensualmente en tandas de cuatro y cinco especialidades. La pretensión de Sanidad es que la macro oposición esté concluida «en el primer semestre de 2017», detalló Del Busto.

Todo el proceso lo dirigirá el Servicio de Salud (Sespa) a excepción de la OPE de dos especialidades que se prevé que atraigan entre 6.000 y 8.000 candidatos por prueba. Se trata de las categorías de celadores y auxiliares de enfermería. El proceso de evaluación lo organizará el Instituto Adolfo Posada.

Otro de los asuntos que llevaron a la Junta al titular de Sanidad fueron las polémicas agujas 'low cost', cuyo uso ha generado críticas por su supuesta mala calidad por el colectivo de enfermos diabéticos que las emplean para inyectarse insulina. Del Busto indicó que las referidas agujas «cumplen todos los criterios técnicos y de calidad» exigidos y confesó carecer de margen de maniobra para poder retirarlas. «Estaríamos abocados a una demanda millonaria ya que no hemos podido demostrar esa mala calidad de la que se quejan los enfermos». Lo que hará Sanidad, reveló, es no prorrogar el contrato a la adjudicataria, que podía contar con otros dos años más de suministro. En mayo de 2017, cuando finalice el contrato en vigor, se abrirá otro proceso de compra en el que intentará dar participación a los usuarios. Foro se mostró muy crítico con el consejero: «Lo suyo es un ejemplo sublime de incompetencia», le recriminó Cristina Coto.