El Comercio

Asturias se sitúa a la cola del gasto medio por becario universitario

  • Un estudio de ámbito nacional advierte del aumento de la precariedad de este colectivo

Los becarios «se enfrentan a una mayor precariedad» dado que las cuantías de las ayudas en las universidades públicas presenciales se redujeron cerca de un 20% entre 2012 y 2015. Así lo recoge el estudio 'La Universidad española en cifras, 2014-2015', cuyas conclusiones se dieron a conocer ayer en Madrid por el presidente de la Conferencia de Rectores CRUE, Santiago Píriz.

La financiación media por becario -que se situó en 2.637 euros en el curso objeto del estudio- ha vuelto, según los autores del informe, a niveles de 2006. En Asturias, este gasto alcanzó los 2.214 euros, por debajo de la media nacional y solo por delante de Cantabria (1.563 euros) e igualada con Aragón.

Los autores del informe, Juan Hernández Armenteros (Universidad de Jaén) y José Antonio Pérez (Politécnica de Valencia) indicaron que la bajada en la dotación en becas entre 2012-2013 y 2014-2015 se registró en mayor medida en Andalucía (33%), Castilla-La Mancha (31%) y Extremadura (30%).

Los precios públicos, por contra, han experimentado un incremento, en el caso del Principado, de un 38% desde 2014 a 2018. Y en cuanto a la evolución de los gastos en investigación, los datos tampoco son alentadores, a tenor de este estudio, que señala que en el periodo que abarca de 2010 a 2014 se redujo en un 17,20%. La media española en este caso es de una caída del 26,34%.

Las universidades indicaron que España tiene «uno de los niveles de precios públicos universitarios más elevados de la Unión Europea, solo superados por Reino Unido, Irlanda y Holanda, situación que se «une a uno de los niveles más bajos de becas y ayudas al estudio». Además, el gasto público universitario ha retrocedido un 14% de 2010 a 2014; más de 7.500 empleos se han destruido en el periodo citado; y el gasto total de España en I+D ha vuelto a niveles de 2007, aunque las universidades han sido capaces de mantener proyectos y programas con recursos propios.

Píriz recalcó que desde su punto de vista «no tenemos ni demasiadas universidades ni demasiados universitarios» y que «nada puede justificar» los precios «elevados» ni las becas «insuficientes». «El pago de los precios públicos impacta directamente en el esfuerzo económico» de las familias, recordaron los expertos durante la presentación, ayer en la Biblioteca Nacional, del estudio.