El Comercio

«Una finca debe estar bien administrada»

La comunidad de vecinos es el estamento social más próximo para la mayoría de ciudadanos, tras la propia familia. El más cercano y uno de los que más conflictos puede llegar a generar. Se trata de una entidad jurídica regida por la Ley de Propiedad Horizontal y por sus propios estatutos, normas que le otorgan una serie de derechos y deberes. Los administradores de fincas luchan ahora contra la Ley Ómnibus, que establece el libre acceso a las actividades de servicios. «Con esa ley no está claro que quien ejerce nuestro trabajo tenga que estar colegiado, y es un error. Tenemos que reivindicar nuestro papel, el servicio que hacemos a la sociedad, porque la vivienda es un patrimonio que debe estar bien administrado y regulado», defiende Juan Carlos Álvarez, gerente de Urbefincas. En Asturias existen un total de 350 despachos de administradores de fincas, y la mayoría de las edificaciones con servicios comunitarios requieren habitualmente de sus servicios.