El Comercio

Personas de todas las edades lucieron su ropa tradicional.
Personas de todas las edades lucieron su ropa tradicional. / PIÑA

Una pasarela para los mejores trajes asturianos

  • Grado cierra con más de doscientos participantes el primer 'Día'l traxe'l país'

Él desfiló con elegancia astur, vistiendo traje de gala del que solía verse en el centro de la región, con una capa tejida hace más de un siglo. Ella, lozana y sonriente, mostró un traje de faena de esa misma área central, paseó alegre con la zurrera a la espalda. Él, Javier Bengoechea, y ella, Laura Menéndez, fueron dos de los 40 participantes que ayer hacían historia en Grado: fueron los primeros ganadores de la primera edición de Indumentaria, la pasarela del 'Día'l traxe'l país', que cerró con éxito rotundo de público y participación.

Hay grabados, documentación escrita y algunas filmaciones y fotografías de comienzos del siglo XX que muestran lo que ayer revivió la villa moscona, esos trajes tradicionales que por devenires de la historia fueron «pervertidos». Hace ya tiempo que algunos grupos folclóricos de la región se esmeran en descubrir cómo vestían sus antepasados, desde los trajes de faena de ganaderos y agricultores hasta los que llevaba la gente de la mar. No faltaron los trajes de gala ni los que lucían llaniscos y vaqueiros. Y todo eso, respetando esa autenticidad, fue lo que ayer se valoraba en una pasarela que «no tiene nada que envidiar a la de París o Milán», bromeaban los presentadores del evento. Desde luego, la entrega del público y la dedicación que pusieron los concursantes para tener a punto sus trajes no tenía nada que anhelar a otros desfiles.

«Esti día ye hestóricu p'Asturies porque ye'l primer día dedicáu, el primer de munchos años, espero, a la indumentaria tradicional asturiana», elogiaba ayer Xosé Ambás, conocedor de las muchas fuentes documentales que existen. Los coletazos de ese modo de vestir, de esas monteras piconas y sayas que llevaban los paisanos, se perdieron hace más de un siglo, pero en Grado ayer parecía que eso iba a cambiar.

No solo los concursantes se vistieron de tradición. Fueron más de dos centenares de personas quienes pasearon con sus trajes por la villa entre ese bullicio del día de mercado. Improvisaron bailes en cada plaza de Grado, convertida ayer en toda una fiesta. Muchos, como la concejala de Festejos, Elsa Suárez, se ponían ayer el traje por primera vez. «El año que viene volveremos a apoyar esta fiesta», garantizó la edil encargada de repartir los premios. Miguel Ángel Alonso y Marina Caso, se llevaron el segundo puesto, y Jonathan Martínez y Maribel Fernández, el tercero, en un día en que Grado fue la cuna del traxe'l país.